El arzobispo de Madrid dice que no puede oponerse a enterrar a Franco en La Almudena

GRAF3265. SANTANDER, 19/07/2018.- El arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, en declaraciones a los medios de comunicación momentos antes de participar en el foro Escuela de Humanidades, Metafísica y Mística "Fernando Rielo", hoy
|

El arzobispo de Madrid, el cardenal Carlos Osoro, manifestó ayer que no puede oponerse a que los restos del dictador Francisco Franco sean enterrados en la cripta de la catedral de la Almudena, al tiempo que subrayó que la Iglesia “acoge a todas las personas”.
“No tenemos inconveniente en acoger a nadie. La Iglesia ha sabido acoger siempre a todas las personas”, subrayó preguntado por la intención de la familia de llevar los restos del dictador a la catedral de La Almudena, en el centro histórico de Madrid, desde el Valle de los Caídos.
En este sentido, recordó que la familia tiene una propiedad en la cripta y especificó que la cripta es una parroquia y no la catedral. “Hay una propiedad de Franco y, naturalmente, como cualquier otro cristiano, tiene derecho a poder enterrarse donde ellos crean conveniente”, subrayó para añadir que, en cualquier caso, “no es un problema del Arzobispo ni de la Iglesia”.
Preguntado por la posibilidad de que su entierro en este lugar convierta la Catedral en un lugar de “peregrinaje” para visitar los restos de Franco, insistió en que eso en una cuestión entre el Gobierno y la familia.
Por otro lado, la Fundación Nacional Francisco Franco presentó un escrito de alegaciones al real decreto que inicia el proceso de exhumación del dictador del Valle de los Caídos en el que pide personarse en el proceso. En las alegaciones, la fundación insta a la recusación de la instructora del procedimiento, la subsecretaria de Justicia Cristina Latorre Sancho, y reclama la nulidad del proceso “por transgresión a la ley y a los principios constitucionales”.
La fundación, en los treinta folios de alegaciones que dirigió al Gobierno, incide en la “inconstitucionalidad” del real decreto ley que modifica la Ley de Memoria Histórica para iniciar el proceso de exhumación de Franco. Así, explica que la forma elegida por el Gobierno para reformar la ley (un decreto ley) no cumple en este caso el requisito de “en caso de extraordinaria y urgente necesidad” que establece la Constitución en su artículo 86.1.
Se trata de “una situación perfectamente estable y consentida que dura décadas, y que no está afectada por ninguna circunstancia que exija una inmediata actuación”, afirman respecto a la permanencia de los restos. l

El arzobispo de Madrid dice que no puede oponerse a enterrar a Franco en La Almudena