El proyecto para la Fábrica de Armas se decidirá cuando se devuelvan los terrenos

|

Un nuevo paso atrás en el proceso de revitalización de la Fábrica de Armas. El delegado del Gobierno, Samuel Juárez, reculó ayer tras el compromiso adquirido con los trabajadores el pasado jueves. En dicho encuentro les habría prometido interceder ante Defensa para urgir una decisión que permitiera reabrir la planta coruñesa “cuanto antes”. Sin embargo, ayer mismo se desdecía y señalaba que el Ministerio de Defensa no podrá tomar una decisión hasta que concluya el proceso de retrocesión de los terrenos. “Todavía no puede decidir lo que le corresponde, que es otorgar la concesión de las instalaciones a un nuevo proyecto, porque aún no ha concluido la retrocesión de los terrenos por parte de los actuales titulares”, argumentaba Juárez.  

críticas
Los trabajadores de la fábrica, quienes habían escuchado la promesa de su boca apenas 24 horas antes, no entienden que el delegado haga ahora estas declaraciones. De hecho, insisten en que su argumento se cae por tierra atendiendo el ejemplo del caso de la fábrica de Murcia. El presidente del comité de empresa, Roberto Teixido, recuerda que él mismo fue “parte activa” de este proceso, en el que el grupo noruego Namo adquirió el control de la factoría murciana sin que esta hubiera tenido que cerrar su puertas ni devolver sus terrenos al Ministerio de Defensa.
Por ello, acusan a Juárez de falta de información y de padecer “una amnesia profunda” al haber olvidado, dicen, de las gestiones que se comprometió a hacer ante General Dynamics, Defensa y la Xunta para urgir una solución para la fábrica coruñesa.
No obstante, y a pesar de los nuevos plazos marcados ayer, el delegado del Gobierno añadió que “cuando acabe la retrocesón, lo que nos gustaría es que pudiera continuar una actividad industrial y de empleo en A Coruña”. Así, Juárez quiso insistir en que el Ministerio de Defensa “hará todo lo que esté en su mano que eso sea así”.
Sin embargo, el delegado sigue manteniendo que el proyecto presentado el lunes en el ministerio (el de IFFE) sigue “madurando” y añade que cuando se reciban propuestas concretas, Defensa responderá tratando de favorecer la continuidad de la actividad y del empleo.
Los trabajadores sostienen que lo único que falta para que la Fábrica de Armas de A Coruña pueda reabrir sus puertas es que el ministerio, “que es una pieza vital”, añaden, se decida a establecer las condiciones de cesión de los terrenos y la maquinaria para un nuevo proyecto.

El proyecto para la Fábrica de Armas se decidirá cuando se devuelvan los terrenos