El Gobierno de Pedro Sánchez no ve peligrar por Unidas Podemos su “excelente” relación con Marruecos

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska (derecha), en reunión con autoridades marroquíes en Rabat en noviembre | AEC
|

El Gobierno asegura que no hay ninguna razón más allá de la situación epidemiológica para el aplazamiento de la cumbre con Marruecos y no duda de que se mantendrá la “excelente” relación con este país pese a reconocer que actitudes de Unidas Podemos como su posición sobre el Sahara, no ayudan.

También Rabat confirmó que se decidió “de mutuo acuerdo” y “está exclusivamente ligado al contexto de la covid-19”, según el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Naser Burita.

El dirigente marroquí precisó, además, que su país “aprecia enormemente la comprensión de las autoridades españolas” sobre la reprogramación de la RAN, “cuyas fechas precisas van a ser propuestas, naturalmente, a la parte española para su celebración”, la primera en más de cinco años, a la que estaba previsto que acudiera Sánchez y varios ministros.

Una cumbre a la que Moncloa había venido otorgando una gran trascendencia y máxime en un momento como el actual con la llegada de miles de inmigrantes ilegales a Canarias y la mayoría de ellos desde territorio marroquí.

El anuncio del aplazamiento de la cumbre a febrero llegó cuando Sánchez participaba en el Consejo Europeo de Bruselas y se hizo público con un comunicado conjunto hispano-marroquí, justo después de que el presidente saliente de EEUU, Donald Trump, reconociese la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental tras el establecimiento de relaciones entre Marruecos e Israel. Un hecho que provocó interpretaciones de que el aplazamiento fuera un intento de presión a España ante su postura con este territorio.

Pero Sánchez lo negó: “En absoluto, de verdad. Tenemos muy buena relación con Marruecos”, recalcó antes de insistir en que el único motivo es el Covid-19. Además, recordó que la posición española sobre el Sahara sigue siendo la misma, que pasa por una solución negociada y que respete las resoluciones de la ONU.

El propio presidente calificó de excelente la relación bilateral, y fuentes del Gobierno consultadas por Efe se mostraron convencidas de que así va a seguir siendo pese a que lamentan que “algunos parezca que están empeñados en intentar poner trabas en ella”.

Ante la posibilidad de que enmarquen en esas actitudes posiciones como las de Podemos a favor de la celebración de un referéndum de autodeterminación en el Sahara, evitaron responsabilizar directamente a la formación que lidera el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias.

No obstante, reconocieron que ese tipo de posicionamientos, máxime teniendo en cuenta que forman parte del Gobierno de coalición, “no ayudan”.

Pero quisieron dejar claro que, tal y como aseguró la ministra portavoz, María Jesús Montero, no ha habido ninguna queja formal de las autoridades marroquíes por esa defensa del referéndum por parte de Podemos. Recuerdan asimismo que, tras el anuncio de Trump sobre el Sahara, Podemos se limitó a recordar que, tras perder las elecciones, ya no habla en nombre de ningún país. Sí lo hizo IU, liderada por el ministro Alberto Garzón.

Más allá de que estas actitudes no gusten en Marruecos, insistieron en su convencimiento de que no va a afectar a la buena relación bilateral entre ambos países, que podrá certificarse de nuevo en la cumbre de febrero. Una cumbre a la que el Gobierno cree que se quisieron poner “algunos palos en las ruedas”.

El Gobierno de Pedro Sánchez no ve peligrar por Unidas Podemos su “excelente” relación con Marruecos