Fabricio entra en escena por fin

|

Por fin, Fabricio Agosto, uno de los principales artífices de que el Deportivo consiguiera la permanencia en Primera División la pasada temporada, está listo para entrar en escena este curso.
Más de tres meses ha necesitado el portero canario para superar la lesión de grado dos en el ligamento lateral interno de la rodilla derecha que sufrió el pasado 12 de agosto, durante el último partido amistoso de la pretemporada, contra el Galicia Mugardos.
Inicialmente, los médicos habían calculado un plazo de recuperación de un mes y medio. De hecho, el futbolista recibió el alta médica para la cuarta jornada de Liga, contra el Betis, y viajó a Sevilla. Encuentro celebrado el día 24 de septiembre en el que, finalmente, no jugó.
 Al día siguiente de dicho partido, el cancerbero insular sufrió unas molestias durante la sesión de entrenamiento, circunstancia que llevó al cuerpo médico a realizarle una evaluación que constató la buena evolución de la lesión, pero, a la vez, confirmó que la cicatriz en el ligamento no se había cerrado del todo.
Desde entonces, el guardameta comenzó a realizar trabajo de recuperación de nuevo, y ya en las últimas semanas ha alternado dichos ejercicios con el entrenamiento en la portería.
Ayer, el club anunció que Fabricio recibió el alta médica, por lo que puede estar a disposición del técnico Víctor Sánchez del Amo para la cita de mañana, contra Las Palmas en el Estadio de Gran Canaria.
De esta forma, el portero nacido en Vecindario hace 27 años se ha perdido las doce primeras jornadas del campeonato. Encuentros en los que ha sido sustituido con garantías por el argentino Germán Lux, quien ha protagonizado varias acciones de mérito y ha sido clave en algunos encuentros, como el pasado sábado, en el derbi contra el Celta de Vigo, cuando detuvo un penalti a Nolito solo dos minutos después de que Lucas Pérez marcara el 1-0.
Justo después de que el ‘arquero’ canario viviera la mejor campaña de su carrera, le ha tocado enfrentarse a un primer tercio de temporada muy duro, con una lesión que le ha impedido estrenarse en la Liga 2015-16. 

renovación en el aire
Este periodo de incertidumbre de Fabricio coincide, además, con la finalización del contrato del guardameta insular, cuyo compromiso con el Deportivo caduca el próximo 30 de junio. 
Aunque se han producido varias conversaciones entre el club y el representante del futbolista, de momento, no ha habido ningún avance.
En sus intervenciones ante la prensa, el portero siempre ha dejado en un segundo plano el tema de la renovación, porque ha dado preferencia al rendimiento del equipo y a que este consiga la permaencia. Sin embargo, eso sí, siempre ha subrayado que su primera opción es continuar en A Coruña y que la relación con la directiva blanquiazul es magnífica.
Aun así, hay muchas dudas sobre el futuro del cancerbero, debido a que sus enormes cualidades han provocado que varios clubes, tanto de la Liga española como del extranjero, se hayan fijado en él.

Fabricio entra en escena por fin