Los vecinos exigen que se tapien las casas ruinosas de Casanova de Eirís

el ideal gallego-2019-07-22-019-158f161f

El jueves pasado, a las ocho y cuarto de la tarde, se produjo un pequeño incendio en las viviendas ruinosas de la avenida de Casanova de Eirís, en el centro del barrio de O Castrillón. Bastaron apenas cinco minutos para que los bomberos extinguieran las llamas, que se alimentaban de la basura acumulada, pero el incidente avivó el malestar de los vecinos del barrio, hartos de los continuos sobresaltos en estas casas bajas, arruinadas y olvidadas tras el estallido de la burbuja inmobiliaria: aseguran que se trapichea con drogas, que es un foco de insalubridad por la gran cantidad de basura acumulada y que incluso hay un okupa.

Ramiro Otero, presidente de la asociación de vecinos del barrio, recuerda que mantuvieron una reunión con el anterior Gobierno local al respecto: “Lo que le pedimos es que por lo menos, si no se pudiera derribar porque es propiedad privada, por lo menos que se pudieran tapiar los accesos”.  Pero el problema es que esas ruinas son propiedad particular. Pertenecen a una junta de compensación: es decir, un grupo de promotores inmobiliarios que planeaban edificar en el solar y que estaban obligados a urbanizar la zona como parte del proyecto. Esta figura jurídica, muy común en A Coruña, se volvió inoperante cuando llegó el estallido de la burbuja inmobiliaria, que paralizó el proyecto de los edificios y de la urbanización.

Sin embargo, ese solar y todo lo que contiene sigue siendo propiedad privada, así que el Ayuntamiento no puede intervenir directamente y los propietarios tampoco parecen dispuestos a tapiar los accesos por lo menos. “No hubo mucha recepción por parte de los propietario de los edificios para poder actuar”, dice.

Así las cosas, los vecinos quieren que sea el Ayuntamiento quien actúe “de oficio” porque, según Otero, “es una situación descontrolada y las denuncias de los vecinos son continuas” y aunque reconoce que no sabe hasta qué punto el Ayuntamiento tiene margen de actuación “vamos a seguir demandándolo porque es un foco continuo de trapicheo”.

En la asociación reciben muchas quejas de vecinos y por redes sociales y consideran que las medidas que adopte al Ayuntamiento tienen que ser de carácter inmediato porque “vienen preocupándonos desde hace tiempo y hay que hacer algo para que de una vez por todas no se deje ahí morir y que cada semana o cada dos tengamos algún incidente”, asegura. También existe una situación de insalubridad que está todavía pendiente y que se vuelve preocupante en verano.

Los vecinos exigen que se tapien las casas ruinosas de Casanova de Eirís

Te puede interesar