Una ilusión muy real

|

Todavía con el recuerdo grabado en el subconsciente del 5-1 endosado el pasado año a la Real Sociedad, el Deportivo aspira a despegar en la tercera jornada del campeonato, gracias a la calidad de los refuerzos que ha logrado adquirir en el mercado de verano.
Entre ellos sobresale la figura de Lucas Pérez —hoy será suplente de inicio—, un futbolista llamado a marcar las diferencias en una escuadra en la que hace dos campañas materializó la friolera de 17 dianas.
Después del aldabonazo moral que ha supuesto su repatriación, el cuadro herculino dispone a priori de una plantilla mucho más amplia y equilibrada que en los tres pasados ejercicios, en los que el deportivismo se encomendó a todos los santos para sellar la permanencia.
Este mediodía el estadio de Riazor podría asistir a una metamorfosis aguardada por los cerca de 27.000 abonados que sueñan con poder observar atisbos de equipo con hechuras de asentado en Primera.
El rival de hoy no será ni mucho menos sencillo, una Real Sociedad que cuenta por victorias sus dos apariciones del presente ejercicio y que puede presumir de una parcela ofensiva de campanillas.
A pesar de las bajas, Eusebio Sacristán ensamblará un once en el que tengan cabida ‘jugones’ de la talla de Illarramendi, Xabi Prieto, Zurutuza, Vela, Juanmi o Willian José (los dos últimos marcaron en las dos primeras jornadas).
Pepe Mel ha optado para plantar resistencia a los ‘txuri-urdin’ por un sistema táctico 4-4-2, dejando a un lado el 4-2-3-1 que puso en liza en la segunda fecha de la Liga frente al Levante.
La sensación de cierta apatía y endeblez que dejó el Depor en el Ciutat de Valencia (2-2) debe ser erradicada cuanto antes de un club que anhela ser competitivo en todos los partidos.
El técnico deportivista intentará dosificar a sus futbolistas internacionales, que apenas pudieron ejercitarse esta semana con sus compañeros, y solo tres de ellos serán titulares, Tyton, Schär y Andone, mientras que Fede Valverde y Borges comenzarán desde el banco.
Bajo palos Tyton ocupará la vacante dejada por la lesión de Rubén Martínez; la defensa permanecerá intacta respecto al último duelo, es decir que estará configurada por Juanfran, Schär, Sidnei y Luisinho.
La sala de máquinas será controlada por un doble pivote de marcada vocación de contención. Mosquera y Guilherme aportarán sudor y músculo a una formación que en sus costados presentará a dos hombres ofensivos como Fede Cartabia y Bruno Gama.
La delantera la integrarándos ‘purasangres’ de enorme recorrido y potencia, Adrián López y Florin Andone, que serán los encargados de crear problemas a la línea más floja de la Real Sociedad, la retaguardia.
En el banco de la suplencia aguardarán su oportunidad hombres de muchos kilates como Fede Valverde —catapultado a la fama mundial con Uruguay—, Celso Borges, Zacaria Bakkali o Lucas Pérez.
El instante en el que salte al terreno de juego el ‘7’ será sin duda uno de los más emotivos de los últimos tiempos en el coliseo blanquiazul, que lo recibirá como a un salvador.
En el rival de esta mañana, que podría firmar su mejor arranque histórico en caso de triunfo, Eusebio recupera a Iñigo Martínez en el eje central de su defensa y a un secundario como el belga Januzaj, mientras que pierde a Navas y a Oyarzabal por lesión.
A Coruña se desperezará esta mañana con un ‘entradón’ para asistir a un duelo que puede marcar un punto de inflexión y de crecimiento en la presente temporada. l

Una ilusión muy real