El nuevo contrato de basura tiene un programa piloto de acceso restringido a contenedores

28 enero 2020 página 5 A Coruña.- El Ayuntamiento reubicará gran parte de los 15.000 contenedores de la ciudad en unos meses Los viejos contenedores de basura serán reemplazados a lo largo del año
|

El nuevo contrato de basura recién adjudicado a Cespa, a la espera de que pueda haber nuevos recursos, incluye diversas mejoras, entre las que figura un proyecto piloto de recogida selectiva en el que los contenedores tendrán una cerradura y un sistema restringido de apertura mediante tarjeta o similar.

Esta es una de las cláusulas que figuran en los pliegos técnicos del contrato que el Ayuntamiento adjudicó antes de ayer a la empresa.

Este proyecto piloto supondrá una novedad para la ciudad, que imitará los modelos que ya se emplean en otras urbes españolas en las que es necesario insertar un código o contar con una tarjeta para poder depositar los residuos en los contenedores.

En el caso de A Coruña esta experiencia de prueba se realizará con contenedores de orgánico y el Ayuntamiento y la adjudicataria deberán determinar el barrio y el número de viviendas que participarán. “En cualquier caso, el proyecto afectará a un número de viviendas suficientes para cubrir una ruta completa de un equipo de recogida de residuos”, explica el contrato.

La recogida de estos contenedores se realizará en horario nocturno durante seis días a la semana, de manera que sean 311 en un año y forma parte de las mejoras que recoge el contrato.

Metodología
Una vez que se formalice el convenio, el Ayuntamiento y la adjudicataria acordarán los detalles de este proyecto piloto, en el que los usuarios tendrán una tarjeta o algún método de acceso al contenedor. 

Además, para su desarrollo, la empresa deberá contar con un equipo de informadores ambientales que estará conformado por un coordinador con experiencia en procesos de participación ciudadana, dinamización social y prevención y gestión de conflictos y dos educadores ambientales  con habilidades comunicativas y experiencia en programas de educación y comunicación ambiental. 

Este equipo será el que se encargue de la coordinación del proyecto, por lo que tendrán que asumir las tareas de explicación y control de la iniciativa durante su desarrollo desde seis meses antes de la implantación del proyecto piloto y hasta año y medio después de su puesta en marcha.

Una de las decisiones más significativas de este proyecto será el barrio en el que se lleve a cabo. Así, una de las posibilidades sería el de Elviña, una zona de la ciudad que la Xunta tiene previsto convertir en los próximos años en un ecobarrio mediante diversas actuaciones y medidas que mejoren sus condiciones medioambientales.

Este proyecto piloto formará parte del lote 2 del contrato de recogida de basura, que fue adjudicado por el Gobierno local a Cespa por 11,6 millones de euros después de que las empresas que habían obtenido las dos mayores puntuaciones en el proceso de licitación fuesen excluidas porque alguna de las condiciones que ofertaban no se ajustaban a los pliegos del contrato y sus propuestas fueron recurridas.

El nuevo contrato de basura tiene un programa piloto de acceso restringido a contenedores