Una niña invidente protagoniza la “foto de familia” de los Príncipe de Asturias

|

Los Príncipes hicieron la tradicional “foto de familia” con los galardonados con los Premios Príncipe de Asturias tras recibir de don Felipe las insignias que les acreditan como merecedores de estas distinciones, un acto en el que una niña invidente de ocho años se ha convertido en la mayor protagonista.
Liv Parlee Cantin, acompañada de sus padres, acudió al Hotel de la Reconquista de Oviedo para la entrega de insignias, ya que la ONCE mereció este año el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia y ella forma parte de los 7.600 niños ciegos a los que esta entidad presta ayuda.
Comparte los honores con su presidente, Miguel Caraballeda, y otra invidente, María Cristina Lucchese, junto a su perro guía.
Entre risas y bromas, en el Salón Covadonga del histórico edificio del siglo XVIII, los premiados se fueron colocando en un estrado con varios niveles, siguiendo las indicaciones de los encargados de protocolo, bajo la mirada de los príncipes.
Con todos en su sitio, los fotógrafos captaron la escena, pero la fotógrafa Annie Leibovitz, Premio de Comunicación y Humanidades, haciendo gala del oficio que le ha merecido reconocimiento mundial, se percató de que la pequeña Liv se había colocado en la parte posterior y no aparecía en la foto.
Así lo ha hecho saber y el príncipe se hizo cargo de la situación, llamó a la niña para que se colocara en primera fila, junto a él y doña Letizia, y la “foto de familia” se repetió, ya con Liv, muy satisfecha, con su bastón en la mano. “Todos a la vez”, dijo entonces la niña, refiriéndose al chisporroteo continuo de los obturadores de las cámaras cuando los fotógrafos las disparaban para lograr la foto definitiva de los premios.

Una niña invidente protagoniza la “foto de familia” de los Príncipe de Asturias