La Xunta niega la autorización a los Franco para sacar de Meirás las estatuas de Abraham e Isaac

Las esculturas del Mestre Mateo permanecen en Meirás desde 2018 | AEC
|

El Gobierno de Feijóo no autoriza a los herederos de Francisco Franco a mover de Meirás las estatuas de Abraham e Isaac. Cuando menos, hasta que no se complete el inventario iniciado esta semana por técnicos de Patrimonio de la Xunta y del Estado.

Según explicaron desde la institución autonómica, la solicitud de los herederos del dictador no puede ser atendida, porque no se permite sacar absolutamente nada del pazo sadense y “en tanto este inventario no acabe y el juzgado no lo autorice expresamente, los propietarios no pueden retirar o trasladar ningún tipo de bien de la finca”, insiste la Xunta.

El Juzgado de Primera Instancia 1 de A Coruña acordó medidas cautelares con la intención de “preservar la integridad” del inmueble antes de que el próximo 10 de diciembre se ejecute provisionalmente la sentencia que declara que es público y de que se proceda a su entrega voluntaria por parte de los Franco.

Las estatuas de Abraham e Isaac cuentan con la máxima protección tras su consideración como Ben de Interese Cultural (BIC). Una declaración aprobada por la Xunta el año pasado que implica una serie de obligaciones para sus dueños, entre ellas, la de comunicar previamente cualquier posible traslado como, según parece, solicitaron los herederos que, por otra parte, advierten de que pedirán un aplazamiento de la entrega al Estado.

 

Unidad

La Xunta entiende que la coordinación, colaboración y unidad de acción debe seguir siendo la “hoja de ruta” hasta ese momento y por ello colabora en todo el proceso “con la intención de avanzar en la defensa de los intereses del patrimonio público” de Galicia.

Unas actuaciones coordinadas que contemplan la constitución de un comité de expertos con el Ayuntamiento de Santiago para analizar el proceso de recuperación de las estatuas ante la nueva documentación existente y, por otra parte, la adopción de nuevas medidas en aras de la protección de la biblioteca de Emilia Pardo Bazán, para lo que inició de manera urgente los trámites para declararla BIC. La intención es que el expediente se incoe en solo unos días y afecte tanto los más de 7.000 volúmenes que custodia la Real Academia Gallega (RAG) como los alrededor de 3.000 que se encuentran aún en Meirás.

La declaración supondrá blindar su protección y garantizar el acceso por parte de la ciudadanía como una única colección, aunque sobre donde debería estar depositada discrepan, de momento, la Real Academia Galega y el Ayuntamiento de Sada.

La Xunta niega la autorización a los Franco para sacar de Meirás las estatuas de Abraham e Isaac