La bajada de la temperatura obliga a los coruñeses a sacar sus abrigos

|

La llegada de la climatología adversa para quedarse y la repentina bajada de las temperaturas obligaron ayer a los coruñeses a pertrecharse con abrigos y paraguas para salir a la calle. El frío también impulsó a muchos habituales del paseo a quedarse en casa, si bien según las previsiones el tiempo será hoy un poco más apacible.
La lluvia fue una constante durante el día de ayer, en el que los termómetros bajaron más que en todo lo que llevamos de otoño. En concreto, en la ciudad el mercurio se movió entre los 11 grados de mínima y los 13 que había previsto MeteoGalicia como la máxima. Además, el fuerte oleaje en el litoral obligó a mantener activada la alerta amarilla, que indica un nivel de riesgo importante. 
Hoy esa advertencia se desactivará y tanto la institución gallega como la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) indican que los chubascos serán menos continuados. De hecho, según los expertos de MeteoGalicia tan solo lloverá a lo largo de la mañana. 
En cualquier caso no se podrá guardar la ropa de abrigo, pues las temperaturas volverán a ser muy bajas. La mínima se desplazará hasta los 8 grados, mientras que la más alta se fijará un grado por encima de ayer.

La bajada de la temperatura obliga a los coruñeses a sacar sus abrigos