“Es necesario darle un poco de emoción porque se trata de expresar lo que sientes”

El Ideal Gallego-9999-99-99-999-6af45367
|

Dejando a un lado las metáforas, pero igual de “vetustos” que siempre, el grupo vuelve a la carga para entregarse en directo. Que es donde afilan aún más si cabe la emoción.

¿Saben que sus fans coruñeses estaban enfadados, no? Hace mucho que no venían a la ciudad.
Sí, es cierto, pero Galicia ha sido nuestro segundo feudo y donde tenemos más apoyo. Aquí tocamos para muy poca gente y ahora volvemos con los mexicanos de Zoé, a los que acabamos de telonear en su país. Los gallegos nos siguen de forma muy sana.

Regresan con un disco más directo, ¿está gustando?
La gente está reaccionando muy bien. Es muy “vetusta”. Pasó que quisimos darle una vuelta para no repetirnos, pero esto lo hicimos siempre, con “Mapas”, con la sinfónica.... Buscamos otro sonido, más frontal y con menos capas. Es necesario darle un poco de emoción porque el arte es así. Se trata de expresar lo que sientes. También podríamos haber hecho otro parecido al anterior, pero salió así.

Una “deriva” también con componente crítico, ¿Había que mojarse?
Como cualquier arte, trasmitimos emociones y en un clima político como el que estamos, es normal que salga. Hemos decidido hablar de la deriva porque es un punto en común de los seis, tratando eso sí de darle una amplitud a la palabra en la que todos nos encontramos. Hablamos de nostalgia, de lo sentimental y de un plano más político. De forma más directa. El disco llega de una manera más plena.

¿Dónde han dejado las metáforas?
Precisamente, las hemos dejado para ser más directos. Juanma y Guille tienen el don de la escritura que no es fácil, porque yo también escribo, pero hay que saber dónde va la acentuación y cómo hacer un ritmo.
Pero dejando siempre campo libre para que cada uno piense lo que quiera.
Totalmente, no damos lecciones. Son doce tipos de derivas diferentes. Hay ironía, humor, nostalgia... Porque se está a la deriva cuando se rompe con el paso lógico para estar en un lugar donde no se sabe lo que viene.

¿Es difícil salir de la comodidad?
Sí, pero hemos tratado de salir. Creemos que sentimos la necesidad de movernos y explorar caminos nuevos. Siempre hemos hecho lo que nos ha apetecido. El hecho de tener nuestra disquera nos da la oportunidad de llevar la carrera por donde queramos. Nuestra línea se basa en la ilusión.

¿Y la gente se adapta a los cambios?
Es curioso. Hay gente que se puede sentir decepcionada con los cambios, pero nosotros somos muy egoístas y hacemos lo que nos pide el corazón.

Un grupo del que hablan maravillas en directo.
En directo, nos entregamos al público y le damos todo lo que tenemos. Todo lo hacemos para ellos porque ahí es donde podemos emocionar de verdad.

¿Componen en carretera?
Ahora solo pensamos en el directo. Siempre hay unos cuantos que nos dedicamos a hacer nuestras cosillas, pero ya habrá tiempo. Empezamos con la gira de presentación en España con un show propio y después engancharemos con los festivales, con directos más cortos, para viajar por Europa, –París, Londres, Edimburgo, Dublín, Bruselas– y cruzar a Latinoamérica.

¿Qué pasa cuando van a países donde no se habla en castellano?
Siempre hemos girado por países latinos. Hemos salido muy poco a lugares donde no entienden el idioma, por eso que este año será una experiencia interesante. En Londres fue increíble porque estaba lleno de españoles. Es que cuando Bunbury toca en Estados Unidos lo hace para 2.000 latinos. Sin embargo, hay muchos casos de grupos que van a Japón y llenan. Y en estos sitios sí que suelen ser orientales. Es sorprendente cómo se mueve la música por todo el mundo.

“Es necesario darle un poco de emoción porque se trata de expresar lo que sientes”