Neira admite que conocía los problemas y las limitaciones de velocidad que causaban

|

El Ideal Gallego-2011-07-09-003-0b05fbf1

  d.g. > a coruña

  La suspensión del tranvía turístico se convirtió ayer en uno de los temas más comentados en el palacio municipal de María Pita. La reacción de los partidos de la oposición no se hizo esperar y parece que hay unanimidad en el interés  de que no se suspenda este tipo de servicio.
La anterior responsable del área municipal de Transportes y Movilidad, Yoya Neira, explicó que el tramo de vías afectado, ubicado junto a la parada del Orzán, ya había sido objeto de “una serie de reparaciones” en los últimos años. Sin embargo, la concejal socialista matizó que los informes técnicos encargados por el anterior gobierno en relación a estos problemas nunca revelaron que existiese un “riesgo” y que la seguridad de los usuarios “siempre ha estado garantizada”.
“Se trata de un punto muy complejo, donde ya se sabía que el tranvía debía de circular más lento”, añadió Neira.
La edil del PSOE también comentó otro de los temas relativos al transporte público en la ciudad. Yoya Neira calificó de “grave error” la decisión del nuevo gobierno municipal de eliminar el carril bus antes de final de año sin tener una alternativa viable para el trazado actual.
Según Neira, esta decisión perjudicará a los viajeros de las líneas de bus que transcurren por el carril especial y que suponen cerca del 55% de los usuarios de transporte público en A Coruña. En total son ocho las líneas que se verán afectadas por esta  supresión, entre ellas la de la Universidad y la línea cuyo recorrido transcurre íntegramente por el carril bus. Esto supone, unos diez millones de desplazamientos al año.

“Paradas limitadas” > Respecto a la propuesta del Partido Popular de poner en marcha las llamadas “paradas limitadas” (unas plazas de aparcamiento para estancias cortas en zonas comerciales) para no perjudicar el recorrido de los buses urbanos, los socialistas mantienen, que no se trata de una alternativa viable
“Las paradas limitadas son las de un minuto yo para hacer un recado, otro minuto para otra cosa y al final el carril está permanentemente ocupado”, señaló Neira.
La concejal adelantó que en las próximas semanas representantes del grupo socialista mantendrán una reunión con el Comité de Empresa de la Compañía de Tranvías para analizar el impacto de la decisión adoptada por el nuevo alcalde, así como encuentros  con asociaciones de vecinos y otros colectivos afectados por la supresión del carril bus.
“La experiencia de los últimos dos años dice que no se puede garantizar el cumplimiento de las frecuencias y el ahorro en los desplazamientos si se suprime el carril bus”, añadió Neira.


 

Neira admite que conocía los problemas y las limitaciones de velocidad que causaban