El Ayuntamiento decide “condenar” los bajos del Millennium para evitar que los ocupen sintecho

Actualmente, varios sintecho han hecho su refugio en los bajos del Millennium | patricia g. fraga
|

El Ayuntamiento ha decidido acabar con el problema que suponen los bajos del Millennium de forma definitiva, rellenando completamente las salas que se encuentran bajo el monumento y que hoy en día sirven de refugio a unos sintecho.
En su día, el Ayuntamiento instaló un vallado que el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, reconoció que no funcionó y que quedó muy dañado debido a los temporales. Este vallado, consistente en rejas de hierro, fue sustituido por una alambrada de obra que los sintecho penetraron sin mayores problemas y a la que incluso han dotado de un candado para controlar el acceso.
Una escollera 
“A idea que tiñamos era encher esa zona de material”, explicó Varela, que justificó la decisión municipal señalando que se trata de una zona que no es salubre y que, en sí, es insegura: “Faremos unha escollera e que quede cegada”.
Todavía no se ha anunciado cuando se llevarán a cabo esas obras, que pondrán punto y final a una historia que comenzó en el año 2000 por iniciativa de Francisco Vázquez, que sostenía que a un regidor se le recordaba, entre otras cosas, por levantar torres. La suya costó 360 millones de pesetas de las de entonces y se construyó a marchas forzadas: una aguja de cristal de roca grabada con imágenes de la ciudad de la mano de Gerardo Porto.
Para el local del bajo, el socialista planeó tiendas y una cafetería desde donde se pudiera contemplar el océano. Pero tras varios destrozos provocados por temporales, hubo que abandonar la idea. Ya en 2010, se descartó que en un futuro a esta zona pudiera dársele cualquier uso. Entonces se levantó un muro con piedras, pero los temporales volvieron a derribarlas y comenzaron los primeros casos de ocupación. l

El Ayuntamiento decide “condenar” los bajos del Millennium para evitar que los ocupen sintecho