Smart City pone en marcha el proyecto de control del abastecimiento del agua

|

Coruña Smart City pone en marcha el proyecto BIO, un innovador sistema de monitorización acústica de las redes de abastecimiento de agua, para llevar un control más efectivo. De esta forma, la plataforma tecnológica de A Coruña pone en funcionamiento el último de los catorce proyectos piloto
Este sistema, adjudicado por Emalcsa a la empresa Sonsetc, y en colaboración con el Centro de Innovación Tecnológica en Edificación e Enxeniería Civil (CITEEC) de la Universidad, recibió una mención de honor en los premios a la mejor Compra Pública Innovadora 2014, una iniciativa de la Comisión Europea que reconoce los procesos de contratación y compra de servicios y productos más innovadores de Europa.  Este nuevo sistema de monitorización bioacústica de las redes de abastecimiento de agua será completamente innovador con respecto a las soluciones ya existentes.
La nueva tecnología puesta a disposición del funcionamiento de la ciudad permitirá controlar el 100% de la red de abastecimiento e identificar cualquier incidencia de forma precisa.  

innovación
Concretamente, este proyecto supone un paso más en la gestión del agua a nivel urbano. Y es que a través de la captación de sonido en las tuberías, se podrá identificar la existencia de fugas o funcionamientos irregulares de la red de distribución, lo que permitirá actuar inmediatamente y evitar tanto el desperdicio de agua como los problemas del corte del servicio. Asimismo, el sistema será capaz de generar patrones de funcionamiento que permitan predecir disfunciones y mejorar el servicio a los ciudadanos.
El alcalde, Carlos Negreira, explicaba ayer que en el futuro, este sistema será extrapolable a otras redes de gestión de servicios públicos como la de alcantarillado .
El proyecto BIO sirve en bandeja el estreno de esta tecnología. Es la primera vez que se empleará este tipo de métodos  de bioacústica en redes de canalización urbanas. La empresa SONSETC, responsable de este proyecto, ha implementado esta tecnología para monitorizar la actividad en los océanos, algo que permite “escuchar” todo lo que pasa a grandes profundidades.

Smart City pone en marcha el proyecto de control del abastecimiento del agua