Victoria Lafora

El pasado que vuelve

cuando Casado y su equipo se frotaban las manos por los datos de las últimas encuestas y el coste político que pagará el Partido Socialista por conceder el indulto a los condenados del ‘procés’, los casos de corrupción del pasado reciente del PP vuelven como fantasmas sin condena.Otra vez, el dirigente popular escapa de los periodistas que, lejos de preguntarle por el acto de la plaza de Colón, donde los partidos de centro-derecha van a protestar por el trato de favor a Junqueras y compañía, se empeñan en saber su opinión por la imputación de su antigua mentora y compañera, María Dolores de Cospedal.Es como si la actual dirección de Génova, tan ufana en su balcón tras el brillante resultado en Madrid, no tuviera un momento de tregua.

En qué quedamos...

Y que su principal dirigente, Illa, ex ministro de Sanidad en el Gobierno de Sánchez, se quede como un cero a la izquierda en los posibles, futuros acuerdos con la Generalitat.Cataluña tiene una tan grave crisis económica y de convivencia que su nuevo presidente haría bien en ocuparse de estos temas de manera prioritaria, pero, lamentablemente, corre el riesgo de que sus socios le empiecen a acusar de traidor antes de cumplir cien días en el cargo.