Victoria Lafora

Entre perros y apagones

Ayuso no asistirá, pero eso es ya una tradición.Ella lleva la oposición por su cuenta dejando a Feijóo como un “buenista”.Con Sánchez instalado ya en La Mareta, la preciosa villa diseñada por Cesar Manrique que el Rey de Jordania regaló a Juan Carlos, las discrepancias en el seno de la coalición de Gobierno sobre la reforma de la Ley de Secretos Oficiales quedan aplazadas a septiembre.Como en el limbo queda también la última propuesta de la ministra Belarra que prepara un anteproyecto de Ley de Defensa de los Animales con pretensiones tan peregrinas como prohibir que los canes de compañía, esos mismos que son más numerosos en las casas que los niños, puedan reproducirse, salvo que sus propietarios estén dispuestos a pagar cuantiosas multas.Además los gatos deberán ser castrados antes de los seis meses de edad y sólo podrán procrear los inscritos en un registro.Habrá quien se pregunte si las altas temperaturas no estarán afectando a la capacidad legislativa de nuestros próceres.Cuando la sensación general es el temor a un otoño lleno de dificultades, con una inflación descontrolada, los datos de empleo a la baja y otra crisis económica que ya se otea en el horizonte, es prioritario que se dediquen a las cosas de comer y nunca mejor dicho.Como si la situación bélica internacional necesitara más empuje, Nancy Pelosi ha decidido por su cuenta empeorar las relaciones con China y dejar a Taiwán, tras su visita, convertida en el objetivo de unas peligrosas maniobras con fuego real.Así como Ucrania es el granero de medio mundo y la salida del primer mercante cargado de grano hacia el Líbano ha provocado un suspiro de alivio en los países africanos, Taiwán es el primer productor de ‘chips’ imprescindibles en la industria.Ya, las grandes marcas automovilísticas sufrieron un grave paro por la falta de componentes electrónicos provocada por la pandemia, que puede reproducirse en el otoño si el conflicto en Taiwán se estanca.Pero estos negros augurios, que todos sentimos sobre las cabezas, hacen crecer la sensación de que agosto es la imprescindible tregua antes del frío.

Otra que lo deja

A pesar de que su mentor y máximo dirigente de Vox no la dejó sola ni a sol ni a sombra y, por tanto, deberían haber compartido la responsabilidad del fiasco, se quedó obligada en Sevilla. El aplastante triunfo de José Manuel Moreno convirtió al grupo de extrema derecha en irrelevante, ya que no necesita sus votos ni su apoyo para nada, y a Olona, que no conocía mucho al resto de dirigentes de su partido en Andalucía, en una sombra por los pasillos de la cámara sevillana. Tampoco sus colegas de escaño en el Congreso de los Diputados la echaron de menos.

A los negacionistas

El motivo son las variaciones en el anticiclón de las Azores, debido al cambio climático y a que en el último siglo se han multiplicado las emisiones de gases de efecto invernadero. Los negacionistas, entre ellos ilustres políticos populistas con mando en plaza, como fue Donald Trump (quien, por cierto, amenaza con presentarse de nuevo para volver a La Casa Blanca) o Bolsonaro en Brasil que está arrasando la Amazonia, el mayor pulmón verde del planeta.

Olona, en misa y repicando

Y esto, a pesar de que las encuestas, a una semana de los comicios, alientan una tímida esperanza de que Ciudadanos no desaparezca del Hospital de las Cinco Llagas, sede del parlamento andaluz.Mientras, el candidato socialista intenta no llorar en los mítines pidiendo el voto y teme que, además del desapego, el calor ahuyente a los votantes de los colegios electorales y estos vayan a ser precisamente los suyos.Al final, Olona y sus votos van a marcar la línea política del nuevo PP; ya que Moreno puede optar por un repetición electoral o por tragarse sus palabras y aprender a convivir con esta abogada que no se lo va a poner nada fácilDe momento, y por si acaso, Olona en misa y repicando: no suelta su sillón en la Carrera se San Jerónimo pero encomienda su labor “a la Santísima Virgen del Rocío ¡Viva la Blanca Paloma!”.

La correctora

Porque ese, no nos engañemos, es su destino final si Feijóo no gana a Sánchez.Pese a la gravedad de las filtraciones de los “favores” de Villarejo a María Dolores de Cospedal y a Esperanza Aguirre, el partido está mucho más agitado con el tema de las nacionalidades que por los casos de corrupción, sobre los que pretende correr un tupido velo.Hay dirigentes del sector duro que recuerdan la frase de Aznar describiendo España como: “Ni es un Estado plurinacional, ni es un Estado multinivel ni, con perdón, la madre que los parió” y lo consideran la doctrina oficial.

No toquéis a Margarita

Su cargo es el primero que puede ser canjeado por el apoyo de ERC. Pero, visto lo visto en la comparecencia de Margarita Robles en el Congreso, donde defendió, con la contundencia que le caracteriza, a todos y cada uno de los miembros del CNI, la petición de su cabeza no va a cejar.Sería un error político garrafal que Pedro Sánchez prescinda de una de las pocas ministras que cuenta con un amplio respaldo social y una de las valoraciones más altas del Ejecutivo.

A vueltas con los secretos

A la estrategia del “España nos roba”, ya en desuso, le han buscado una nueva: “España nos espía”.Como si no fuera previsible, e incluso pertinente, que, frente a un movimiento secesionista e inconstitucional que buscó, incluso en la Rusia de Putin, apoyo a su golpe al Estado, no utilizará todas las armas legales a su alcance para defender las normas de convivencia.Se comprende su sorpresa cuando que, al anterior Gobierno de Mariano Rajoy, le aparecieron como por ensalmo urnas y papeletas en el referéndum catalán por un fallo estrepitoso del CNI. Los dirigentes independentistas condenados por el Supremo y el escapado Puigdemont tenían razones para creer que el Estado no se enteraba de nada.

Tengo un plan

Después del escándalo por los contratos de las mascarillas, parece imprescindible multiplicar los controles.Con este plan, el nuevo líder popular pretende que los recelos por los pactos con VOX queden en segundo plano frente a las propuestas de mejoras en la vida de los ciudadanos.

Andalucía en capilla

Y ahora se lo va a hacer pagar, exigiendo entrar en el Gobierno de Valladolid, si es que sus votos se necesitan para lograr la mayoría.Abascal ya no acepta quedarse fuera como apoyo parlamentario, como ha hecho en Madrid o en su momento en Andalucía.Y es que los errores de estrategia de la actual campaña: convertir Castilla y León en la plataforma para consolidar el liderazgo de Casado a nivel nacional, el esperpento del error en la votación del diputado Casero, el intento de achacar a un fallo informático lo que fue, simple y sencillamente, una inexplicable equivocación, han logrado que Vox gane seguidores sin despeinarse.Si, además, Ciudadanos se sigue fundiendo a negro y solo Francisco Igea logra revalidar su escaño, el apoyo de la extrema derecha es la única salida que le queda al PP para no perder un poder que ostentan en la región desde hace treinta y cuatro años.Esto obligaría a Juanma Moreno a platear una campaña en Andalucía a todo o nada para lograr una mayoría absoluta que la evitara la presencia de Macarena Olona y su agresivo verbo en el Palacio de San Telmo.También le obligaría a plantear una oferta electoral sin intromisiones de Génova 13 y lejos de las estrategias de Teodoro Garcia Egea y su equipo.

No se empeñen, no es una gripe

Otra vez se minimizan los riesgos del contagio, otra vez ha corrido como la pólvora, sin base científica ninguna, la especie de que está variante es menos letal.Tal vez, el problema sea que, en lugar de salir a explicar los datos y las percepciones, Pedro Sánchez, la ministra Darias, Isabel Díaz Ayuso, o Pere Aragonès, se debería haber creado un comité científico de verdad, no de relato.Posiblemente, estos expertos en la materia habrían explicado a los ciudadanos los riesgos y complicaciones del virus, no habrían ocultado por intereses electorales la tragedia de las residencia de mayores, ni los féretros apilados en las pistas de hielo.La epidemia, sí, la epidemia, es un engorro para la clase política que quiere pasar página porque no da réditos electorales.

La gran contradicción

Lo que traducido quiere decir: exigir una cosa y su contraria.Vienen semanas de contagios masivos y, a lo mejor, terminados los festejos navideños, sería el momento de reclamar que una parte de los cuantiosos fondos europeos se invierta en defender el modelo de Sanidad Pública e incrementar las plantillas de sanitarios castigados especialmente por la crisis económica.

“Seres sintientes”

Se sentían bien, pensando en el consuelo de esos ciudadanos escandalizados con el maltrato animal pero que apoyan la eliminación de las cotorras, especie invasora, que se ha instalado en los parques de las ciudades y que está acabando con los nidos de los otros pájaros.

Quiero, y no puedo

Y así se distrae al personal para que no repare en que sus socios de la CUP no le aprueban los presupuestos de la Generalitat.La citada ley, imprescindible en cualquier país democrático, se ha convertido en un distraído tema de debate con el que se trata de tapar los conflictos que merman las expectativas electorales tanto del PP como del PSOE y sus socios.

Mujeres, hombres y viceversa

La caída en desgracia y el destierro del otrora omnipotente ministro Jose Luis Ábalos y su salida simultánea de la dirección del PSOE, ha despejado el camino a la reelección del presidente de de Generalitat para seguir al frente del PSPV. Si su vicepresidenta Monica Oltra, con la que las relaciones no son lo que se dice fáciles, no hubiera convocado la cita de las mujeres, que le va a restar protagonismo en los medios, el Congreso habría sido una fiesta para Ximo Puig.Los fastos de la inauguración contaron con la presencia, inevitable en cualquier acto del PSOE actual, del expresidente Zapatero, que sigue manejando hilos importantes de la organización y de la propia Moncloa.

Vergonzoso silencio

Y, sin embargo, Aguirre sigue permitiéndose el lujo de indicar el camino del PP madrileño.Es evidente que, una vez que se ha dado por amortizada la corrupción, a Casado le preocupa mucho más la batalla interna entre su mano derecha y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que se ha atrevido a bloquear en su Whatsapp a los “compañeros” de Génova.Si, al final, el discutido congreso del PP madrileño se celebra en marzo, es de esperar que para entonces el partido haya encontrado un local que les permita dejar atrás un edificio donde sentencia, tras sentencia, ha quedado acreditado que el dinero de origen sucio corría por los despachos sin cotizar a Hacienda.Una vergüenza que ahora se quiere silenciar.

Sorpresa, sorpresa

Todo estaba acordado y el PP encontró el momento oportuno para hacerlo público.Los azarosos prolegómenos de la convención itinerante del PP, con la que se pretendía consolidar de forma definitiva el liderazgo de Casado, las zancadillas de Ayuso con su inexcusable viaje a Estados Unidos, fueron retrasando un acuerdo que Bolaños y García Egea habían mantenido vivo con discretos encuentros en almuerzos.Ambos han cuidado sus relaciones y sólo esperaban la orden de “arriba” para negociar nombres concretos y presidencias de los caducados organismos constitucionales.Como el Consejo General del Poder Judicial y su renovación, con las exigencias de Podemos, levanta todavía ampollas, se ha dejado para el final; pero en el Gobierno están convencidos de que se va a lograr el pacto, aunque tendrán que ceder en su negativa a cambiar el modelo de elección que también reclaman desde Bruselas.Consolidado su liderazgo y con las encuestas a favor (hasta el CIS de Tezanos le reconoce un crecimiento importante) Casado no quiere cargar con el lastre de ser acusado de bloqueador impenitente de las instituciones.

Vino para quedarse

Sus protagonistas, que vieron como el virus les condenaba al encierro en un momento expansivo de sus vidas, han roto las compuertas y se han echado a la calle.

Vana filípica

Que las previsiones económicas no son tan halagüeñas como nos había hecho creer la vicepresidenta Calviño y que los ERTE no dejan de ser un paliativo para los que no logran recobrar su empleo.Eso es lo que de verdad preocupa a los españoles, hartos de populismos de todos los colores y hartos de ver actuar a sus dirigentes políticos como concursantes de una reality de la televisión.Lo que está sucediendo en Reino Unido estos días es una llamada de atención sobre el riesgo de dejar en manos de charlatanes incompetentes el destino de una nación.

Al PP se le atraganta la violencia machista

No se sabe bien si es para que la extrema derecha de Vox no le robe votos de ese sector masculino que se siente amenazado por las mujeres, o por convicción propia, pero el caso es que al PP de Casado se le han atragantado las leyes contra la violencia de género, la igualdad o la defensa del colectivo LGTBI.Es una marcha atrás en la que no coinciden los populares del Parlamento Europeo y que les aproxima a políticos tan detestables como el húngaro Orbán.Y todo esto se produce en unos meses en que al aumento de los asesinatos machistas y la violencia vicaria está produciendo verdadera alarma social.

El retorno del guirigay

Nadie preguntó si la nueva reducción de impuestos iba a conseguir el milagro de que familias y empresas paguen lo mismo este año que en 2018.Y, como nadie pregunta, las promesas del presidente se diluyen sin que la oposición se percate.

1 2 3 4 5