domingo 25.08.2019

¡Cómo somos los humanos!

Recupero la normalidad con un tema cotilla y lleno de curiosidades en el que casi todos caemos en un momento determinado de nuestras vidas.

Recupero la normalidad con un tema cotilla y lleno de curiosidades en el que casi todos caemos en un momento determinado de nuestras vidas. Dar luz a una historia y ponerse delante de un ordenador para hacerlo es un trabajo solitario, algo muy poco natural y común. Te sientas, miras a tu alrededor y escribes. Lo haces en soledad. En silencio o escuchando música. Te pasas así horas, muchas horas y cuando concluyes siempre quieres que el criterio de otras personas sea el que tú esperas. Navegas por tu mundo y al final acabas encontrando lo que tanto ansías. Les hablaré de algunas manías que tienen los humanos. Las hay que llaman poderosamente la atención. Y también existen otras que te cuesta comprender. Actos que resultan extraños, pero que sí existen en este mundo tan diverso.
Como la de Jesús Iglesias, con el que tomo el café y un par de churros casi todos los días. Su rareza es comprobar si su coche está cerrado. Va y viene cuantas veces sean necesarias hasta comprobar fehacientemente que todo está OK. 
A Varie le fascina el mar. Su excentricidad es estar tres o cuatro horas mirando para él. Se sienta en la playa y se aísla del mundo y crea el suyo. Es como una fantasía psicológica. Como tener sed de manera excesiva.
El imberbe Nemo no le llama manía. Él ve natural decirme que posiblemente se trate de un mal presagio. Me explica que en los últimos tiempos hubo dos accidentes de avión. “Y ya sabes, no hay dos sin tres, y hasta que esto ocurra no volveré a volar”. Vanesa, más allá de entrar en este bucle de obsesiones, me asegura que solo usa la mano izquierda para todo. Abrir puertas, limpiar, cocinar, ir al baño… La mano derecha la utiliza solo para tocarse y limpiarse. “Así evito infecciones”.
La tendencia de Cholo es no agarrarse a las barras de los buses, “Me da asco”. Y concluyo con Rafa M. Su manía me resulta alucinante y reprobable. Pero ahí va: Usa gafas oscuras para no saludar. “Hay mucha gente que es un coñazo, sobre todo las personas mayores. Solo saben hablar de enfermedades”. 

¡Cómo somos los humanos!
Comentarios