• Viernes, 19 de Octubre de 2018

La gran diferencia entre saber y no -querer- saber

ESO de que al enemigo ni agua es una máxima inamovible para los políticos. Así, lo que para un compañero de colores todo son facilidades, se convierte en un imposible para el que está enfrente. Solo fijándonos en esa parcialidad se puede entender que el Gobierno de Pedro Sánchez haya asegurado, a través de la responsable de Puertos del Estado, María Ornella Chacón, que no se puede perdonar la deuda de Punta Langosteira cuando acaban de hacer lo propio con la del puerto de Valencia. Y es que aquí, quien rige el puerto está puesto por el PP mientras que en Valencia, es un compañero de partido, de ahí que lo factible en levante sea imposible en poniente. Por ello, tiene mucha razón el responsable de la Autoridad Portuaria heculina, Enrique Losada, cuando se muestra dispuesto a explicarle a la señora Chacón cuatro o cinco maneras de que esos millones que están desangrando a la entidad coruñesa salgan de los presupuestos sin que la Unión Europea se lleve las manos a la cabeza. El problema es que la canaria seguro que ya lo sabe, otra cosa es que se haga la tonta. Punta langosteira | aec