martes 20/10/20

Una ayuda que no termina de llegar

Cuando se anunció la instauración del Ingreso Mínimo Vital pocos suponían que a estas alturas, casi tres meses después, el noventa por ciento de las peticiones, más de 600.000, estarían sin atender. Y, lo que es más grave, a punto de caducar, ya que pasado el período de noventa días sin respuesta se da por hecho que la demanda ha sido desestimada. Una realidad que está llevando a la desesperación a muchas de las personas que confiaban en ese nuevo recurso para poder sobrevivir. El colapso de la administración es tal que hay quien asegura que harían falta 6.000 contrataciones para solucionarlo. FOTO: José Luis Escrivá, ministro de Seguridad social | aec

Comentarios