sábado 28/11/20

La madre maltratada de Granada huye y no entrega a sus hijos al padre

Juana Rivas, la mujer que debía entregar ayer a sus dos hijos al padre residente en Italia por orden judicial, no se presentó en el punto de recogida de Granada y su abogada, María Castillo, aseguró en rueda de prensa

El padre abandona junto a sus representantes legales el lugar donde debía recoger a los niños | pepe torres (efe)
El padre abandona junto a sus representantes legales el lugar donde debía recoger a los niños | pepe torres (efe)

Juana Rivas, la mujer que debía entregar ayer a sus dos hijos al padre residente en Italia por orden judicial, no se presentó en el punto de recogida de Granada y su abogada, María Castillo, aseguró en rueda de prensa que desconoce su paradero y cuál será su actuación a partir de ahora.
Pasadas las 16.30 horas, plazo establecido para la entrega de los menores en el Punto de Encuentro Familiar de Granada capital, la letrada admitió en una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Maracena, donde reside Rivas, que esta habría incumplido por tanto el requerimiento judicial, si bien insistió en que desconoce la posible “causa mayor”.

Suspensión
Castillo anunció que presentará un escrito, avalado por dos nuevos informes sobre la situación de los menores, para lograr la suspensión de la ejecución de la orden judicial, y que llevará el caso ante el Tribunal Constitucional, al que solicitarán amparo.
El padre de los menores, que denunció la sustracción de los niños, se desplazó desde Italia hasta el punto en el que debían entregarle por la tarde a sus hijos y lo abandonó sin hacer declaraciones a los periodistas a las 16.50 horas, veinte minutos después de la hora fijada al no haberse presentado allí la madre.
Desde el Punto de Encuentro Familiar, dependiente de la Junta de Andalucía, indicaron que pondrán en conocimiento de la juez que no se produjo el intercambio.
La titular del Juzgado de Primer Instancia 3 de Granada, que decretó, a instancias de la Audiencia, la devolución de los niños, había fijado además en su providencia que, en caso de que la madre obstaculizara la devolución, el padre fuera auxiliado por el Cuerpo Nacional de Policía.
Fuentes policiales confirmaron que no lograron contactar con Juana Rivas y que, al corresponder a la Guardia Civil la demarcación de Maracena, será el instituto armado a quien corresponda intervenir a partir de ahora en este caso, salvo que la juez determine otro tipo de actuación.
Acompañada de la asesora jurídica del centro municipal de la mujer de Maracena, Francisca Granados, y del presidente de la Asociación Pro-Derechos del Niño (Prodeni), Juan Pedro Oliver, la letrada no quiso revelar, acogiéndose al secreto profesional, las conversaciones mantenidas con Rivas antes de que ayer por la tarde no entregase a sus hijos.

Comentarios