Lunes 25.03.2019

Envían a prisión a una joven acusada de apuñalar a su expareja cuando quebrantó la orden de alejamiento

El Senado avala las reformas para que los tribunales mejoren la respuesta a los malos tratos

Una manifestante, en una concentración contra la violencia machista en Zamora | efe
Una manifestante, en una concentración contra la violencia machista en Zamora | efe

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 5 de Motril (Granada), competente en materia de Violencia sobre la Mujer, decretó prisión provisional, comunicada y sin fianza para una joven de 22 años detenida por apuñalar el domingo a su expareja cuando él se presentó en su vivienda quebrantando la orden de alejamiento que le prohibía acercarse a ella a menos de 250 metros.
La mujer prestó declaración ante el juzgado el pasado martes y está siendo investigada por un presunto delito de tentativa de homicidio, según informaron fuentes judiciales. En el historial de la pareja constan varias órdenes de alejamiento de distintos juzgados y una sentencia del Penal 2 de Granada contra él.
Los hechos ocurrieron el pasado domingo, cuando el hombre, de 24 años, supuestamente se presentó en la vivienda de la joven y se produjo una discusión entre ambos en cuyo transcurso ella presuntamente le apuñaló con un cuchillo hiriéndole en el abdomen, según informaron fuentes de la Guardia Civil.
Tras la agresión, el joven salió a la calle, alguien le reconoció y llamó a una ambulancia. El Instituto Armado tuvo conocimiento de los hechos una vez que este individuo fue trasladado al hospital de El Ejido (Almería), donde según las mismas fuentes permanece ingresado en estado grave.
La mujer fue detenida como presunta autora de un delito de homicidio en grado de tentativa y pasó a disposición judicial el martes, tras lo que se le tomó declaración y se ordenó su ingreso en prisión provisional.

Embarazada
Mientras, la Policía Municipal de Madrid detuvo a un hombre por agredir a su esposa, una mujer embarazada de cinco meses, en el distrito de Puente de Vallecas. Una patrulla acudió a la llamada de una mujer que estaba gritando porque su marido le había dado un fuerte manotazo en la nuca. 
A su llegada, comentó a los agentes que ya le había propinado empujones y patadas en la tripa cuando se encontraba de dos meses de gestación. La víctima puso una denuncia contra su pareja, que fue detenida en su domicilio acusada de delitos de lesiones y violencia de género.  
Por otro lado, el Senado avaló por unanimidad las reformas de la Ley del Poder Judicial (1985) para que los tribunales mejoren la respuesta frente al maltrato machista, remitiendo al Congreso el texto para su aprobación definitiva con algunas propuestas respeto a las víctimas con discapacidad. El pleno respaldó el dictamen de la ponencia sobre la proposición de ley de reforma de la Ley del Poder Judicial sobre medidas urgentes en aplicación del Pacto de Estado contra la violencia de género, sin incluir ninguna de las enmiendas defendidas ayer por Unidos Podemos y por el senador del Grupo Mixto Jordi Navarrete. El texto, que hace hincapié en la formación en igualdad y en materia de no discriminación de los distintos actores judiciales, se remite al Congreso con la propuesta de mejorar la atención y protección de las víctimas con algún tipo de discapacidad, incorporando las estadísticas sobre violencia machista del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).
Las enmiendas rechazadas ayer en la Cámara Alta proponían añadir el alcance de esta reforma, extender las competencias de los jueces especializados y su formación a todas las violencias sexuales que se ejerzan sobre las mujeres.
“Aunque no se produzcan en el marco de la pareja”, argumentó el senador de Unidos Podemos Joan Comorera, “la violencia sexual es ejercida contra la mujer por el mero hecho de serlo”.

Comentarios