lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Tonterías vascas

El Gobierno Vasco ha debido descubrir que un conductor que se saca el carnet de conducir automóviles con un profesor que le habla en euskera será mucho mejor conductor y, por tanto, habrá menos accidentes. Pero como el descubrimiento todavía no se ha hecho público, me comentan que algunas academias de conducción de Miranda de Ebro han advertido un aumento de alumnos matriculados con residencia en Vitoria, distante 35 kilómetros. ¿En Miranda de Ebro se concentran las mejores academias de España? No tenemos datos, pero lo que sí sabemos es que el Gobierno Vasco ha decidido que el ciudadano que se quiera sacar el carnet de conducir debe recibir clases con profesores que dominen el euskera. Eso es, al parecer, lo importante.
 

Tan importante que, en un primer momento, cuando iniciaron los trámites en los que se indicaban los requisitos que se les pedía a los futuros profesores de las academias, se les pasó por alto que se exigiera que los profesores que iban a enseñar a conducir hubieran obtenido el carnet de conducir. Total, si hablan bien euskera ¿para qué necesitan el carnet de conducir? 
 

Todo esto viene de una frustración que lleva doce años coleando, cuando los ayuntamientos vascos ofrecieron ayudas de 400 euros, y de 100, y vales de gasolina para aquellos conductores que se examinaran del teórico en euskera. Ni caso. El porcentaje no llegó al 2%. Así que, ahora, el Gobierno Vasco está dispuesto a que en las academias de conducir lo importante sea el idioma que se habla. (¿Por qué me resulta tan familiar esta tontería contemporánea?).
 

O a lo mejor es cierto que el automóvil, cualquier modelo, nota que el conductor se ha examinado en euskera, o bien no es lo mismo aprender “Piztu autoko argiak tunelera sartu aurretik” que saberse lo de “enciende las luces del automóvil antes de entrar al túnel”. De momento, faltan 150 profesores de autoescuela que sepan euskera. Que sepan enseñar a conducir ya se verá. Por eso, a lo peor, las auotescuelas de Miranda de Ebro tienen clientes que no están empadronados en la provincia de Burgos. Ya se sabe que cualquier tontería tiene consecuencias, aunque sea una tontería vasca.

Tonterías vascas

Te puede interesar