lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Davos, Stellanis

Parece un contrasentido que el presidente acudiera a Davos en busca de inversores extranjeros mientras los 140.000 millones de los Fondos Next Generation de los que dispone su Gobierno para cambiar el modelo productivo están paralizados.


Que la gestión de los Fondos es muy ineficiente -solo 1 de cada 4 euros llegó a la economía real, según Fedea- lo prueba el hecho de que la ministra de Industria cesó en diciembre a la cúpula responsable del Perte del coche eléctrico y parece que va haber más ceses.


También es poco transparente. EL Gobierno nunca buscó implicar a la oposición, a las autonomías y a los agentes sociales y en Bruselas deben estar mosqueados porque en febrero vendrá a España una delegación de la Eurocámara para saber dónde y cómo se está invirtiendo esa millonaria cantidad de recursos destinados a hacer frente a la crisis.


Lo cierto es que las empresas, avaladas por las Comunidades, presentaron proyectos que requieren muchos millones de inversión, generan miles de puestos de trabajo y reúnen las condiciones para recibir el complemento de los Fondos Next Generation, que no llegan y paralizan muchas decisiones empresariales.  


En Galicia hay dos ejemplos de libro. Por un lado está Stellanis, la multinacional del automóvil que quedó fuera del primer “PERTE del vehículo eléctrico y Conectado” (obtuvo 15 millones) y ahora se debate entre invertir 600 millones en la factoría de Vigo, hasta ahora la más productiva, para seguir compitiendo con las grandes plantas europeas del sector, o desviar esa partida inversora a otra fábrica del grupo donde recibe mejor trato.


Tan solo pide una ayuda directa igual al peso que la empresa tiene en el conjunto de la automoción en España y de esa ayuda depende seguir en Vigo o deslocalizase. La decisión se conocerá este mes.


El otro proyecto en peligro es Altri, la fábrica de fibras textiles que la compañía portuguesa quiere instalar en Palas de Rei con una inversión de 800 millones y la creación de 2.500 empleos. Es un proyecto tractor de otras inversiones y fue declarado de interés estratégico por la Xunta.


Altri pide 200 millones de los Fondos y el Gobierno, que los reparte a discreción, fracciona las ayudas en 17 convocatorias de distintos Perte, con lo que pone en riesgo severo la instalación de esa fábrica en una comarca de Galicia deprimida y necesitada de un revulsivo económico.


Así las cosas, Galicia puede quedar sin Stellantis, Altri y quizá sin otros proyectos innovadores por la incapacidad del Gobierno, perdido en una burocracia paralizante que tiene colapsada la gestión de los Fondos Next Generation. Están en riesgo millones de inversión en esta tierra que no puede perder ni un euro.

 

Davos, Stellanis

Te puede interesar