Rusia declara un alto el fuego en la ciudad de Mariúpol en víspera de la visita de Antonio Guterres

Un hombre habla por teléfono al lado de un tanque en Rusaniv. cerca de Kiev | EFE

Rusia declaró ayer un nuevo alto el fuego para la evacuación de los civiles refugiados en la acería Azovstal de la sitiada ciudad ucraniana de Mariúpol, en la víspera de las consultas en Moscú con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.


“La Federación Rusa declara pública y oficialmente que no hay ningún obstáculo para que los civiles salgan de Azovstal, salvo la decisión de las propias autoridades de Kiev y de los comandantes de la formaciones nacionalistas de retener a civiles como escudo humano”, afirmó el general Mijail Mizintsev, el jefe del centro de Control de Defensa Nacional de Rusia, en un comunicado.


Al mismo tiempo, Moscú volvió a poner en duda la presencia civiles en las “catacumbas” de Azovstal, donde se refugiarían en torno a un millar de personas, incluidos mujeres y niños, según indica al respecto Kiev.

Guterres mantendrá hoy consultas sobre la campaña militar rusa en Ucrania con el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, tras lo que será recibido por el presidente, Vladímir Putin.


El alto el fuego entró en vigor a las 11.00 GMT, pero el comunicado castrense no precisó cuándo expirará. Las unidades de las Fuerzas Armadas de Rusia y las milicias de la república popular de Donetsk prometieron retirarse a una distancia razonable y permitir la evacuación de civiles “en la dirección que ellos elijan”.


Rusia, que destacó que el corredor humanitario está abierto las 24 horas desde hace más de un mes, exigió a las autoridades ucranianas que “de manera inmediata ordenen a los comandantes de las formaciones nacionalistas que los pongan en libertad”.


El comunicado adelantó que el anuncio de alto el fuego para permitir la evacuación sería leído cada 30 minutos por altavoces para que pueda ser oído en el interior de la planta.


“La disposición de la parte ucraniana a comenzar la operación humanitaria debe ser confirmada con la exhibición de banderas blancas en el perímetro o al menos en algunos sectores de Azovstal”, explicó Mizintsev.


Evacuación fallida

Como en anteriores ocasiones, Iryna Vereshchuk, viceprimera ministra ucraniana, reconoció poco después que ambos bandos “lamentablemente” no habían llegado a un acuerdo.


Subrayó que un corredor humanitario anunciado unilateralmente por una de las partes en conflicto no puede ser considerado seguro para los evacuados.


“Esto sería posible de creer si los rusos no hubieran saboteado en muchas ocasiones los corredores humanitarios”, subrayó.


Recordó que Kiev pidió a Guterres que se convierta en iniciador y garante del corredor que permita la evacuación segura de los civiles de Azovstal, último bastión de la resistencia en el puerto bañado por el mar de Azov.


“Confiamos en que las negociaciones del secretario general de la ONU con representantes rusos den resultados”, agregó.


Antes de llegar a Moscú, Guterres se reunió en Ankara con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que se ha presentado como mediador en el conflicto.


Ambos destacan la “necesidad urgente” de que haya acceso a los corredores humanitarios para evacuar a civiles y suministrar ayuda a las comunidades afectadas por el conflicto, según informó la ONU en un comunicado. 

Rusia declara un alto el fuego en la ciudad de Mariúpol en víspera de la visita de Antonio Guterres

Te puede interesar