Johnson se reafirma en su intención de no dimitir por el escándalo del Partygate

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, en el Parlamento británico | JESSICA TAYLOR HAN

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, se reafirmó ayer en su intención de no dimitir por el escándalo conocido como Partygate por las fiestas celebradas en Downing Street durante los peores momentos de la pandemia, después de que la Policía Metropolitana anunciara la apertura de una investigación sobre las reuniones.


Johnson insistió en que no va a dimitir durante una sesión de control en la Cámara de los Comunes, donde el asunto de las fiestas, que levantó la polémica en Reino Unido y granjeó críticas al “premier” desde todo el espectro ideológico, volvió a ser el centro de atención.


El mandatario, que eludió además las preguntas relacionadas con el asunto durante una sesión de control del Parlamento, se mostró a la defensiva y recalcó que el Gobierno “tiene razón” sobre el asunto. Así, hizo hincapié en que ya existe una investigación policial al respecto a medida que su situación se vuelve cada vez más insostenible.


Uno de los diputados británicos que se mostró más duro con el primer ministro fue el líder del Partido Laborista, Keir Starmer, que consideró que Johnson sea objeto de una investigación policial es “vergonzoso”.


El líder opositor aprovechó para pedir nuevamente que presente su dimisión de forma inmediata por la postura adoptada y acusó a Johnson de “provocar un inmenso daño a la confianza de la población en el Gobierno” al intentar salvar su carrera.


El primer ministro, no obstante, trató de eludir la cuestión y afirmó que en caso de que las investigaciones lo señalen como culpable dimitirá.


“Creo que el primer ministro ha dicho que sí, que está de acuerdo en que el código se le aplica a él también, por lo que si engaña al Parlamento, deberá dimitir”, señaló el líder de los laboristas.


“¿No es este un primer ministro y un Gobierno que no han mostrado otra cosa que desprecio por la decencia, la honestidad y el respeto que definen a este país?”, cuestionó Starmer, según recoge la BBC. Johnson, por su parte, defendió que Downing Street está centrado en la gestión de la pandemia del covid-19 y el sistema sanitario del país, remarcando que son los conservadores los que pueden manejar estos asuntos, no los laboristas.


Informe

El esperado informe redactado por Sue Gray podría ser publicado próximamente y poner en tela de juicio las palabras de Johnson. Por ello, Starmer pidió al “premier” británico comprometerse a publicarlo al completo.


Johnson, sin embargo, se escudó en el aumento de la tensión entre Rusia y Ucrania durante la sesión parlamentaria. “El Gobierno británico está aunando esfuerzos para dar forma a un paquete de sanciones más duro a fin de disuadir a Rusia de lo que sería una invasión catastrófica”, afirmó. 

Johnson se reafirma en su intención de no dimitir por el escándalo del Partygate

Te puede interesar