Boris Johnson se declara un político “honrado” en vísperas de las elecciones locales

El primer ministro británico, Boris Johnson | Rob Pinney

El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, aseguró ayer que es un político “honrado”, pese a ser investigado por presuntamente engañar al Parlamento sobre unas fiestas en Downing Street durante la pandemia, en vísperas de unas elecciones municipales parciales en Reino Unido.


En una entrevista en el programa “Good Morning Britain” del canal ITV, el líder “tory” respondió afirmativamente al ser preguntado si es honesto.


“Sí. Creo que la mejor manera de juzgarlo es mirar lo que este Gobierno dice que va a hacer y lo que hace”, afirmó el líder “tory”, cuya popularidad se desplomó tras el escándalo por las fiestas organizadas en su residencia y despacho oficiales durante los confinamientos de 2020 y 2021.


Una comisión parlamentaria investigará si el jefe del Gobierno británico, que fue multado por asistir a uno de esos festejos, mintió a sabiendas a la Cámara de los Comunes al declarar repetidas veces que no se habían quebrantado las normas.


En la entrevista de ayer, Johnson insistió en que informó erróneamente al Parlamento “sin querer”. “Me equivoqué y me he disculpado por ello”, mantuvo.


No dimitirá

El primer ministro también reiteró que no piensa dimitir de su cargo, pese a las presiones de la oposición, porque quiere centrarse en “hacer el trabajo” para el que fue “elegido”, con una mayoría absoluta en diciembre de 2019.


El Reino Unido celebra mañana unas elecciones municipales parciales junto con unas autonómicas en Irlanda del Norte, lo que supondrá el primer test electoral de Johnson desde la polémica por las fiestas y se espera que los conservadores pierdan terreno sobre todo en Inglaterra.


Irlanda del Norte

El Brexit, 25 años de paz y la constante inestabilidad política transformaron la sociedad de Irlanda del Norte, según asegura Stephen Farry, líder adjunto del Partido Alianza, formación multiconfesional que puede convertirse tras las elecciones autonómicas de en una alternativa al tradicional unionismo protestante y al nacionalismo católico.


Fundada en 1970, al comienzo del pasado conflicto, la Alianza, que se declara centrista liberal, dio desde entonces voz a posiciones moderadas y no sectarias, una estrategia arriesgada en la provincia británica, donde aún manda la política tribalizada.


Las encuestas le otorgan en torno al 16% de votos en estos comicios, solo por detrás del todavía mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP), que recibe el 19%, y el antiguo brazo político del ya inactivo IRA, el nacionalista Sinn Féin, que con el 26% de sufragios se perfila, por primera vez en los cien años, como ganador de estos comicios autonómicos.



“La gente se está despojando de las etiquetas tradicionales. Somos un partido intercomunitario que obtiene apoyo de todo el espectro y de votantes con perspectiva liberal y progresista”, afirmó Farry sobre la Alianza. l

Boris Johnson se declara un político “honrado” en vísperas de las elecciones locales

Te puede interesar