domingo 29/11/20

Ames aprovecha el último Quinto para quedarse con más de 1,8 millones

El número 03371, que resultó agraciado con el último de los ocho quintos premios del Sorteo Extraordinario de Lotería de Navidad, dotado con 60.000 euros a la serie, dejó más de 1,8 millones en Ames (A Coruña).

El número 03371, que resultó agraciado con el último de los ocho quintos premios del Sorteo Extraordinario de Lotería de Navidad, dotado con 60.000 euros a la serie, dejó más de 1,8 millones en Ames (A Coruña). Allí se vendieron unas 30 series del décimo que, además, en su mayoría acabaron convertidas en participaciones de diez euros de los taxistas de la localidad.
No fue el único Quinto que respondió a Galicia, ya que el mismo número también repartió la suerte de un décimo en Ourense; mientras que el 91917 dejaba una serie premiada en Santiago; el 60272 daba 24.000 euros repartidos en décimos de Narón (A Coruña), Entrimo y Barbadás (Ourense) y Barro (Pontevedra); el 19152 sumaba 252.000 entre las series de Coruña y Santiago (en dos administraciones) y los décimos de la capital herculina (también en dos despachos), Lugo (con dos agraciados), Pontevedra, Cee, Ourense y Vigo (con tres lugares “de suerte”). Además, el 22259 agraciaba a Bueu, As Pontes, O Porriño, Santiago, Guntín, Rendondela, Castrelo, Vigo y Cambados, que sumaron 96.000 euros.
En la administración amiense de la avenida da Mahía de Bertamiráns se repartieron unas 30 series del Quinto más remolón, lo que suponen 1,8 millones en premios, según explicó su propietario, José Manuel Lado.
Lado precisó que, aunque tenían consignadas 45 series, devolvieron barios billetes y vendieron unos 30. El hecho de que no se vendiera por completo, según indicó, se debe a que la gente “no se anima mucho” a comprar aquellos números que empiezan por cero.
Además, el regente de la Administración destacó que la Asociación de Taxis de Ames compró la mayoría de los décimos, unos 250, para “repartirlos en participaciones de 10 euros en todo el municipio”. El resto fue vendido por ventanilla. Por ello, José Manuel Lado celebró que casi un millón de euros estén repartidos “en todo el pueblo” y sobre todo “entre la gente trabajadora”.
Mientras, en Santiago, la suerte del 19152 viajaba desde el centro comercial Área Central hasta la rúa do Vilar, dejando un rastro de dos series completas, o lo que es lo mismo, 120.000 euros. Loli, de la Administración más céntrica comentaba que ya tenían experiencia en premios, ya que habían dando ya un Gordo, un Tercero y un Cuarto. Desde la superficie comercial, por su parte, Pepe Carvajal se mostraba contento porque creía que sobre todo se había premiado a gente de Santiago, aunque también de fuera, porque se había vendido por ventanilla toda la serie de décimos
“Es una pasada”, acertaba a decir Margarita Villar, del Kiosco Cocó, donde un décimo salido de la máquina permitía repatir 6.000 euros. Era la primera vez que daban un gran premio de Navidad, ya que anteriormente se habían quedado con algunos de la Primitiva. Y en Bueu, en Casa Quintela, hacía tiempo que no tocaban. Tanto como desde el 76. Tuvo que llegar el 22259 para cambiar la suerte.

Comentarios