Yolo: el primer gaming bar de A Coruña

Nace el primer gaming bar de la ciudad

Si te apasionan los videojuegos, la calle Orzán 129 se convertirá en tu nuevo local de referencia. En esta ubicación, María F.Aguirre, una jovencísima emprendedora peruana de 24 años, y estudiante de Comunicación Audiovisual, ha abierto Yolo Burger, una hamburguesería que busca dar cobijo, en palabras de Aguirre, a “un público gamer que estaba un poco olvidado”.


El establecimiento, que luce un ambiente retro de los años 80 con luces bajas, una máquina de arcade y asientos tipo puf, se ha dividido en dos ambientes: uno pensado para juegos de mesa, como el Monopoly o el Yo Nunca, y otro como un salón recreativo, donde se pueden encontrar consolas como la Nintendo 64, la XBOX Series S o la Súper Nintendo.





Una apuesta, la de la joven empresaria, que asustaría a cualquier estudiante universitario, pues María regenta el establecimiento, que busca que la gente se sienta como en “el salón de casa jugando con amigos mientras picas algo”, mientras finaliza su Trabajo de Fin de Grado (TFG).





Por eso, en Yolo Burger se cuida hasta el más mínimo detalle y la carta no podía ser menos. “Ofrecemos hamburguesas, cucuruchos de pollo, perritos o tequeños junto con cócteles o torres de cerveza de tres litros y medio”, explica la propietaria.






Productos de proximidad


Un menú en el que, como asegura la estudiante, ya hay platos intocables. “ El best seller de la carta es la Yolo Burger, una propuesta que conjuga queso, bacon, huevo, pepinillo y cebolla, además de otras como la Game Over, hecha a base de carne de ternera, lechuga, tomate, cebolla caramelizada y queso de cabra, todo ello acompañado por patatas paja”.


Unas propuestas, aunque parezca contradictorio, que desean huir del concepto de comida rápida. Así, la carne la compra a “un proveedor local del Mercado Municipal de la Plaza de Lugo” que añade a la carne especias "que mantiene en secreto", desvela la propietaria de Yolo. Un exquisito producto de proximidad que se acompaña de pan artesanal. “Una hamburguesa no tiene por qué ser comida rápida, pero para elaborarla de forma casera se necesitan tiempo y ganas, hay que buscar los mejores productos”, subraya.


Una calidad y un esfuerzo que el bolsillo del cliente no sufre. El precio está orientado a que sea asequible para todos los públicos. Así, los precios de las hamburguesas oscilan entre los 6 y los 9 euros y los tubos de cerveza se pagan a 17 euros. 






Un nuevo concepto


El germen de crear un bar de videojuegos nació en Bélgica, país al que María F. Aguirre viajó el año pasado con compañeras de clase. “ El año pasado tuvo la oportunidad de visitar Bélgica, un país donde ya están instaurados los gaming bar”, expone.


Asimismo, el nombre del local podría haber sido ideado por el mejor equipo de márketing. Este, tiene su razón de ser en la facilidad para recordarlo y el dicho británico "You Only Live Once”."Queremos que la gente sienta que lo está pasando genial y que recuerde que el tiempo no tiene precio”, remarca.


El poder de las redes


A través de la red social Twitch, donde Yolo Burger tiene cuenta, es posible seguir las partidas en streaming que se están llevando a cabo en el establecimiento. Una rompedora iniciativa que se está encontrando una magnífica respuesta por parte de los coruñeses. “El feedback ha sido genial, motiva ver que la gente se lo pasa bien", finaliza, ilusionada, María.

Yolo: el primer gaming bar de A Coruña

Te puede interesar