lunes 26/10/20

Vecinos del entorno de O Xobre creen extraño que nadie viera algo de lo que sucedió cuando desapareció Diana Quer

Un gran misterio sigue rodeando el caso de la desaparición de Diana Quer en A Pobra cuando falta una semana y media para que se cumplan cuatro meses de ese suceso que mantiene en vilo al país.

Vecinos del puente de San Antonio indicaron que no oyeron nada la noche en que desapareció Diana   CHECHU RÍO
Vecinos del puente de San Antonio indicaron que no oyeron nada la noche en que desapareció Diana CHECHU RÍO

Un gran misterio sigue rodeando el caso de la desaparición de Diana Quer en A Pobra cuando falta una semana y media para que se cumplan cuatro meses de ese suceso que mantiene en vilo al país. Los vecinos de la parroquia de O Xobre, en donde se ubica el adosado de la familia de la joven madrileña en el que desde hace trece años pasaban los veranos y otras épocas, siguen expectantes cualquier novedad que se produzca y la comentan. Además de preguntarse por donde está la adolescente, expresan su extrañeza por el hecho de que a estas alturas, y después de todo el tiempo transcurrido, aún no apareciese alguna persona que viera algo. En este sentido, algunos de ellos manifestaron que entre las dos y las dos y media de la madrugada del pasado 22 de agosto vieron de regreso a sus domicilios que había gente por el Paseo do Areal, y que posiblemente alguien tuvo que ver lo que pasó, ya sea que la muchacha se subiera de manera voluntaria a un vehículo o la metieran a la fuerza.
Varios de los residentes en las inmediaciones del puente de San Antonio -varias de las viviendas no están ocupadas durante buena parte del año-, indicaron que ya estaban en sus casas cuando se cree que se produjo la desaparición de la adolescente de Pozuelo, y aunque estaban despiertos no escucharon ningún grito, ni vieron nada, tal y como le manifestaron a la Guardia Civil que acudió a preguntarles poco tiempo después. Esos vecinos señalan que aunque la zona que va desde el referido puente al Alto de Cabío no tiene la misma iluminación que el centro urbano, tampoco se puede hablar de un lugar inhóspito, pues cuenta con algunos puntos de luz. Lo que si coinciden en señalar es que no creen que sea una zona por la que deba ir sola una muchacha a las dos o tres de la madrugada, pues le pueden pasar cosas desagradables. Un matrimonio de ese lugar recordaba estos días que hace un par de décadas un encapuchado asaltó a una muchacha, pero se dio a la fuga por el camino que lleva a la Carballeira da Silva al empezar a gritar ella. Todo quedó en un susto e incluso se llegó a sospechar de un antiguo novio.

Comentarios