lunes 28/9/20

La red desarticulada en Arousa tenía ramificaciones en varios países

La red gallego-andaluza desarticulada en la operación “Bodeguilla-Tamara” tenía ramificaciones en varios países europeos. Así al menos lo piensan los investigadores.

La droga viajaba en un contenedor que fue intervenido en Algeciras	guardia civil/ policía nacional
La droga viajaba en un contenedor que fue intervenido en Algeciras guardia civil/ policía nacional

La red gallego-andaluza desarticulada en la operación “Bodeguilla-Tamara” tenía ramificaciones en varios países europeos. Así al menos lo piensan los investigadores. El operativo, que fue llevado a cabo por el Equipo de Delicuencia Organizada y Antidroga de la Guardia Civil de Pontevedra y el grupo Greco Galicia de la Policía Nacional, permitió la incautación de 498 kilogramos de cocaína que viajaba oculto en un contenedor interceptado en el puerto de Algeciras.
Los agentes practicaron una quincena de registros en distintas provincias del territorio español en los que se intervinieron nueve vehículos de alta gama, diversas armas (tanto escopetas como armas cortas), 55.000 euros en efectivo, soportes informáticos y abundante documentación relacionado con los hechos.
La cocaína procedía de Colombia y la intención de la red era distribuirla por Europa, donde tenían diversos enlaces, según explican los investigadores, que tras tener conocimiento la llegada de la droga en un contenedor establecieron un dispositivo de seguimiento sobre la ruta que iba a seguir el buque, dando el resultado de la intervención de los 498 kilogramos de cocaína y la detención de los integrantes de la red.
Fueron un total de nueve detenidos entre los que destaca Luciano Núñez Villanueva, un bodeguero de Tremoedo (Vilanova) que hace unos años sufrió un brutal asalto en su vivienda. Más conocido como “Chano”, fue uno de los condenados en la operación que asestó el primer gran golpe al narcotráfico, la “Nécora”, donde quedó demostrada su vinculación al clan de los Charlines y al tráfico de estupefacientes. Más de un cuarto de siglo después Núñez Villanueva tuvo que declarar de nuevo ante la jueza por un delito contra la salud pública. Lo hizo en el Juzgado número 1 de Vilagarcía, que dirigió la operación.

Comentarios