lunes 28/9/20

Piden cincuenta y un meses de cárcel para cuatro acusados de un vertido en Carballo

Ayer se desarrolló en la Audiencia Provincial de A Coruña la primera sesión del juicio contra cuatro acusados, para los que la Fiscalía solicita cuatro años y tres meses de prisión por supuestos delitos de depósito de residuos tóxicos sin autorización y contra el medio ambiente.

Parte de los bidones con sustancias químicas que aparecieron abandonados en 2011 en un monte de Bértoa
Parte de los bidones con sustancias químicas que aparecieron abandonados en 2011 en un monte de Bértoa

Ayer se desarrolló en la Audiencia Provincial de A Coruña la primera sesión del juicio contra cuatro acusados, para los que la Fiscalía solicita cuatro años y tres meses de prisión por supuestos delitos de depósito de residuos tóxicos sin autorización y contra el medio ambiente.
El juicio los ha sentado en el banquillo de los acusados por haber participado presuntamente en el almacenamiento de alrededor de medio centenar de bidones con residuos de pinturas, colas, pegamentos y esmaltes de muy variado tipo y alta toxicidad; y por deshacerse de ellos en puntos no autorizados del municipio carballés, concretamente en un monte y en un regato próximos al punto limpio emplazado en el polígono industrial de Bértoa.
Según el escrito de la Fiscalía, los hechos se remontan al año 2011 cuando, supuestamente, el empresario O.P.V. se puso en contacto con dos hermanos, F.R.P. y A.R.P., para pedirles que se deshicieran en las cercanías del punto limpio de Carballo de parte de los bidones con sustancias tóxicas almacenados en un desguace de su propiedad.
En la vista, los dos hermanos han acusado a un tercero, J.M.V., de haberles pedido “de favor” que se deshiciesen de los citados recipientes, a pesar de saber que no contaban con lo permisos correspondientes para manejar sustancias tóxicas. Este cuarto acusado niega haber participado en los hechos y acusa a uno de los hermanos de querer implicarlo a él dada la relación de enemistad existente entre ellos. Declaró así que “en ningún momento cargó bidón alguno con pintura en su interior” y que él solía ayudar a uno de los acusados porque este no tenía carnet de conducir, si bien niega haber transportado residuos tóxicos.
Por su parte, uno de los hermanos ha reconocido en la sesión inaugural del juicio su participación en los hechos juzgados, si bien dijo desconocer el “daño” que podrían ocasionar los residuos y asegura que intervino a cambio de chatarra- negocio al que se dedica-. “Este trabajo era lo único que tenía para subsistir”, ha afirmado. Por lo que atañe al empresario acusado de almacenar los bidones tóxicos y de ordenar a los otros deshacerse de ellos, ha negado las acusaciones hechas por los dos hermanos procesados. “Yo no almacené esos bidones”, ha manifestado ante el tribunal, tras insistir en que él no facilitó dichos recipientes a los dos hermanos.

Daños al ecosistema
Los botes en cuestión fueron abandonados en un monte próximo la punto limpio de Carballo y provocaron un vertido, ya que buena parte de ellos volcaron y su contenido se filtró al terreno. Según el Ministerio público, provocaron “la contaminación de suelos y la afectación temporal de diversas zonas con materiales pesados como cobalto, cadmio, mercurio, benceno, tolueno, lejías y otros compuestos nitrogenados”. El fiscal concluye que no cabe duda alguna al respecto de que las sustancias provocaron daños al ecosistema de la zona, a la vez que advierte de que en el caso de hubiesen sido ingeridas por alguien, las aguas contaminadas podrían haberle provocado la muerte.
En el escrito de calificación se destaca también que el Concello de Carballo se gastó 13.500 euros en la limpieza del área afectada y en la recogida y destrucción de los de los 50 bidones con 4.200 kilos de sustancias tóxicas, así como de la tierra contaminada.

Comentarios