jueves 22/10/20

La mujer asesinada en Cabana recibió tres tiros con un revólver sin licencia

La mujer asesinada en Cabana el domingo recibió tres disparos por la espalda presuntamente efectuados por su marido, según confirmó ayer el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, tras una concentración de repulsa por este crimen

Momento en el que el furgón funerario abandona la vivienda de la víctima | raúl lópez
Momento en el que el furgón funerario abandona la vivienda de la víctima | raúl lópez

La mujer asesinada en Cabana el domingo recibió tres disparos por la espalda presuntamente efectuados por su marido, según confirmó ayer el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, tras una concentración de repulsa por este crimen en la sede de la Delegación. Losada informó de que los disparos fueron efectuados por un revólver para el que el detenido “no tenía licencia”.
Losada explicó que la víctima, Ana Belén Varela Ordóñez, de 50 años, “fue asesinada después de una discusión familiar”, pues ella y su cónyuge “estaban en proceso de separación”. Ratificó, asimismo, que no existían denuncias previas por malos tratos. “Por lo que sabemos en este momento, a expensas del estudio forense, fue asesinada por la espalda. De entrada, podemos hablar de tres disparos y, en este momento, el juzgado de guardia de violencia de género está tramitando este expediente. Estamos a la espera del resultado forense que nos dé todos los datos”, añadió el Delegado del Gobierno en Galicia.
El suceso se produjo poco antes de las seis de la tarde del domingo en una vivienda unifamiliar de Tras de Agra, en la parroquia de Canduas. En el momento del crimen se encontraban en la casa los dos hijos de la pareja, de 23 y 27 años. Fue la familia la que alertó a los servicios de emergencia, que desplazaron al lugar una ambulancia medicalizada y un helicóptero, pero nada se pudo hacer por salvarle la vida a la mujer. Los hijos alertaron a un tío que vive cerca y fue él quien redujo al supuesto asesino hasta la llegada de las fuerzas de seguridad. La primera en llegar fue una patrulla de la Guardia Civil de Malpica, haciéndose cargo del caso la unidad de la Policía Judicial de Carballo, en cuyo cuartel permanece el detenido a la espera de pasar a disposición judicial. El cadáver era levantado sobre las nueve y media de la noche y trasladado en un furgón fúnebre hasta el CHUAC para practicarle la autopsia. Según fuentes próximas a la familia, el arrestado, Julián G.P., de 56 años, estaba en tratamiento por depresión pero llevaba días sin tomar los medicamentos.

Gran consternación
El suceso causó una gran consternación en la pequeña localidad de Tras de Agra y en toda la comarca, donde ayer se sucedieron las concentraciones de repulsa y en solidaridad con la familia. Se trata de una familia, muy conocida en el lugar, pues el padre de la víctima trabajó durante muchos años para la antigua empresa Transportes Finisterre. Además, una hermana de la víctima trabaja en Protección Civil y le tocó acudir al aviso. La fallecida, por su parte, tenía previsto comenzar a trabajar ayer en un taller de costura de Malpica.
Los minutos de silencio en repulsa por este crimen se sucedieron ayer por toda Galicia. El delegado del Gobierno, Javier Losada, hacía un llamamiento a todas las fuerzas políticas para lograr la “máxima unidad” y “no bajar la guardia ante la violencia de género”. “Tenemos que sacar de la lucha partidista un tema que compete a toda la sociedad”, añadió Losada, quien hizo un llamamiento a todas las víctimas de violencia de género para que acudan al 016, el número del que “no queda traza, para informarse, para denunciar o para conseguir apoyo”. l

Comentarios