viernes 4/12/20

Feijóo se convierte en presidente por tercera vez entre llamadas al diálogo

Alberto Núñez Feijóo fue elegido ayer presidente de la Xunta por tercera vez con el “sí” de los 41 diputados que componen el Grupo Popular, incluido él mismo, tras reiterar su voluntad de “trabajar juntos” con toda la oposición, pero dejando claro que no aceptará sus demandas de “cambio”.

Feijóo, a la derecha, recibe el aplauso de la bancada popular tras anunciarse su investidura como presidente de la Xunta	p. de galicia
Feijóo, a la derecha, recibe el aplauso de la bancada popular tras anunciarse su investidura como presidente de la Xunta p. de galicia

Alberto Núñez Feijóo fue elegido ayer presidente de la Xunta por tercera vez con el “sí” de los 41 diputados que componen el Grupo Popular, incluido él mismo, tras reiterar su voluntad de “trabajar juntos” con toda la oposición, pero dejando claro que no aceptará sus demandas de “cambio”. Aunque la apelación al consenso fue conjunta, el líder del PPdeG evidenció que ve más posibles puntos de encuentro con el PSOE –al que “necesita”, admitió, en temas clave como la financiación autonómica o la demografía– y con el BNG, cuyo plan de retorno de la emigración o contra la violencia machista se mostró dispuesto a analizar.
Con En Marea, en cambio, fue más incisivo en sus críticas, al tiempo que lanzó un mensaje común a todos sus rivales: “Piden cambios de lo que los gallegos no quieren cambiar... No me pidan lo contrario de lo que los gallegos me mandan porque no lo voy a hacer”. Lo hizo en vista del rechazo a sus llamadas de diálogo. De hecho, la respuesta de En Marea, PSdeG y BNG fue el “no” de sus 34 representantes, que uno tras uno se levantaron para rechazar su investidura.
Feijóo no desaprovechó la oportunidad para lanzar algunas pullas a la oposición, sobre todo al portavoz de En Marea en la Cámara, Luís Villares, al que instó a disculparse por el polémico tuit del diputado estatal Miguel Anxo Fernán Vello en el que tildaba de “ignorante y alienado” al pueblo gallego. 

Buen “tono”
Pese a las críticas, Feijóo comenzó su turno de cierre del debate agradeciendo el “tono” que reinó durante toda la sesión, al constatar “un cambio de formas” que –a su juicio– es “bueno”. “Se puede discrepar profundamente con enorme educación”, aplaudió. Pero más allá de eso, lo que subrayó es que su puesto se debe a que recibió la confianza mayoritaria de los gallegos el pasado 25 de septiembre y, por ello, apeló a los grupos a que “colaboren en las soluciones” que necesita Galicia en lugar de estar “echando culpas a un tal Feijóo”.
Los reproches de la oposición no impidieron que el popular recibiese una cerrada ovación de las bancadas de su partido nada más ser proclamado presidente de Galicia para esta décima legislatura.
Tras el abrazo con su “mano derecha”, el vicepresidente Alfonso Rueda, todavía en el hemiciclo, y a diferencia de lo que ocurrió en su segunda investidura, en 2012, los portavoces de la oposición se acercaron a su escaño para felicitarle.
Villares fue el primero y le sucedió casi inmediatamente Leiceaga. No fue hasta pasados unos minutos cuando Ana Pontón se dirigió a él y el intento de Feijóo de agradecer su gesto con los habituales dos besos se convirtió en la nota graciosa de la jornada: la “cobra” de la nacionalista, más proclive a dar la mano en los actos oficiales.

rajoy irá a la posesión
El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, prevé asistir mañana a la toma de posesión de Feijóo, según fuentes de La Moncloa. El acto empezará con una ceremonia solemne en el Pazo do Hórreo con numerosos invitados y autoridades para dar paso a una celebración en el Obradoiro, que consistirá en un acto civil con 1.500 personas previstas y que se recupera después de que en 2012 se suspendiese por la situación económica. n

Comentarios