Los dieciséis incendios de Galicia han quemado ya casi 19.000 hectáreas

Vecinos evacuados en la zona de O Barco de Valdeorras/EP/Rosa Veiga

Los dieciséis incendios más importantes que hay en Galicia han quemado ya 18.835 hectáreas, 7.500 en Carballeda de Valdeorras (Ourense) y 6.000 entre la suma de los núcleos afectados en Folgoso (Lugo), según el parte de Medio Rural con datos recabados hasta las ocho de la mañana de este martes.

 

Los cuatro incendios que afectan a la parroquia de Vilamor, en el municipio de Folgoso do Courel, y Saa, en A Pobra do Brollón, se han juntado finalmente en uno solo, un fuego devastador que ya ha devorado 4.900 hectáreas entre ambos municipios, según la información facilitada por la Consellería de Medio Rural.

 

En estos momentos, trabajan en la extinción de ese fuego 16 técnicos, 96 agentes forestales, 149 brigadas, 89 motobombas, 3 excavadoras, 18 aviones, 20 helicópteros y una Unidad Técnica de Apoyo. Además, también se han desplegado en la zona efectivos de la Unidad Militar de Emergencias.

 

La Xunta ha decretado el nivel 2 de alerta por la proximidad de las llamas a los núcleos de población de Parada dos Montes y Carballal, en Folgoso do Courel, y a la aldea de Busto (en A Pobra do Brollón).

 

Sigue activo también en Folgoso do Courel el incendio que afecta a la parroquia de Seceda, un fuego que ha calcinado ya 1.100 hectáreas y que ha obligado a activar el nivel 2 alerta por su cercanía al lugar de Gamiz.

 

En los trabajos de extinción de ese incendio están participando 19 agentes, 30 brigadas, 14 motobombas, 6 aviones, 6 helicópteros y efectivos de la UME.

 

En Valdeorras, en Ourense, la noche una vez más ha vuelto a ser un infierno y el viento ha complicado enormemente las tareas de extinción.

 

La Xunta recuerda que está a disposición de la ciudadanía el número de teléfono gratuito 085, al que se debe llamar en caso de detectar algún fuego forestal, y existe un teléfono anónimo y gratuito para denunciar cualquier actividad delictiva incendiaria de la que se tenga sospecha o conocimiento: 900 815 085.

 

Desalojo de diez núcleos de población

 La evolución de los dos incendios que siguen activos en el municipio de Folgoso do Courel ha obligado a ordenar el desalojo de más núcleos de población en las últimas horas como medida de prevención, para evitar que el fuego o el humo pueda afectar a los residentes en esas aldeas.

 

Vecinos de ese municipio han informado a EFE de que este lunes habían sido desalojadas prácticamente todas las aldeas en la zona sur del municipio, incluida la propia capital municipal. Sin embargo, precisaron que en las últimas horas el fuego se desplazó también hacia la zona norte y obligó a evacuar una docena de núcleos de población que hasta ahora no se había visto afectada.

 

Son las aldeas de Sobredo, Seceda, Mercurín, Ferreirós, Parada, Moreda, Seoane, Meiraos, Vilasibil, Miraz, Paderne y Pedrafita do Courel.

 

En alguno de esos núcleos fueron evacuados los niños y las personas mayores, pero la gente joven se quedó en la aldea para tratar de defender las casas del fuego si finalmente llega a presentarse.

 

Manuel, que es de Parada, ha contado a EFE que “estas aldeas han sobrevivido durante siglos a los incendios”, precisamente porque “son los vecinos los que mejor saben defenderlas”, dado que conocen el terreno y “el comportamiento del fuego”.

 

A su juicio, “las aldeas mejor defendidas son aquellas que son defendidas por su gente”.

 

Hasta Samos se desplazaron Gemma y su bebé de pocos meses. Vive en Paderne. Ella ha dicho que no quiso marcharse demasiado lejos de su aldea, inquieta por lo que pueda pasar, y confirmado que “la gente joven” de ese núcleo se quedó para luchar contra el fuego, “para mirar por la casa de uno, claro”.

 

De Paderne es también Marcos. Lamentaba esta situación, porque ver cómo está quedando un paraje natural de incomparable valor y singular belleza “provoca una profunda tristeza”.

 

Aprovecha además para pedirle a la gente “que no siga plantando pinos” en zonas como O Courel, porque esta especie favorece la propagación de los incendios, mientras que el “fuego se para” cuando llega a los bosques de árboles de hoja caduca.

 

Otro vecino del lugar recomendaba mojar las ventanas y las puertas de madera de las casas para evitar que los restos de fuego que arrastra el viento puedan incendiar las viviendas al pegarse a su pintura o barniz.

 

El fuego calcinó la aldea de Vilar, un emblema de O Courel, y también provocó daños en casas de la de Río dos Bois, en el municipio vecino de A Pobra do Brollón.

 

A causa del fuego, cerca de un millar de personas se han visto obligadas a dejar momentáneamente su hogar. Hay personas realojadas en Samos, A Pobra do Brollón y Triacastela.

 

La propia alcaldesa de Triacastela, Olga iglesias, informó a Efe de que en las últimas horas llegaron a su municipio otras veinte personas procedentes de O Courel. Alrededor de medio centenar hacen noche en el pabellón municipal, mientras que otras veinte, gente mayor que tiene otras necesidades, han sido ubicadas en otros alojamientos. 

Los dieciséis incendios de Galicia han quemado ya casi 19.000 hectáreas

Te puede interesar