martes 20/10/20

Los acusados de una red de tráfico de personas podrán sustituir la prisión por multas

El principal acusado de una red de tráfico de ciudadanos y dueño de varios clubes de alterne en Vigo y Pontevedra, José L.R., aceptó una pena de cuatro años de prisión por los delitos .

Los acusados escuchan las deliberaciones del tribunal	Salvador Sas
Los acusados escuchan las deliberaciones del tribunal Salvador Sas

El principal acusado de una red de tráfico de ciudadanos y dueño de varios clubes de alterne en Vigo y Pontevedra, José L.R., aceptó una pena de cuatro años de prisión por los delitos de inmigración ilegal y estafa, condenas que podrán ser sustituidas por multas de 14.440 euros.
Durante la vista por conformidad celebrada ayer en la sección quinta de la Audiencia de Pontevedra, su hermano, Guillermo L.R, aceptó también sendas condenas de un año de prisión por inmigración clandestina y tráfico ilegal de extranjeros y de un año por estafa continuada, que podrán ser sustituidas igualmente con el pago de multas.
Además, otros dos miembros de la red, José Manuel C.S. y Jesús I.C., aceptaron condenas que oscilan entre un año y dos de prisión y que podrán ser sustituidas de igual modo con el pago de multas o la realización de trabajos comunitarios.
El resto de los acusados, Arturo G.M.,Iván G.F. y José María V.B, serán juzgados por separado al encontrarse fuera del país.
Según consta en el escrito de la acusación, José L.R. gestionaba y dirigía un total de cinco clubes de alterne en Vigo y Pontevedra en los que ejercían la prostitución mujeres de procedencia sudamericana que se encontraban en situación irregular en nuestro país.
Para captar a dichas mujeres, el principal acusado se valía de Arturo G.M., que contactaba con ellas en Venezuela y Costa Rica para, una vez en Vigo, controlar su actividad y presionarlas con el abono de la deuda contraída por el importe del viaje.
El resto de los acusados actuaban en calidad de cómplices como encargados de los distintos locales y vigilaban las normas establecidas por José L.R., entre las que se fijaba una jornada laboral para las mujeres de siete horas diarias con un día de descanso a la semana y el cobro directo al cliente, cuya gestión recaía en las manos de Guillermo L.R.
Además, los dos hermanos incurrieron en un delito de fraude continuado relacionado con la sustracción, clonación y falsificación de tarjetas del que obtuvieron un beneficio de 352.759 euros.
La Fiscalía solicitó, en concepto de responsabilidad civil, que los procesados indemnicen a las nueve mujeres perjudicadas con 14.871 euros, una cantidad de la que responderán directamente los acusados Guillermo, José, Jesús y Arturo y subsidiariamente el resto de los procesados.
Igualmente, Guillermo y José indemnizarán a la entidad Servired con la cantidad de 6.000 euros por el delito de estafa continuada.

Comentarios