Los técnicos de Hacienda aprecian “lagunas” en el archivo de la investigación contra el rey emérito

Juan Carlos I, en una de sus últimas apariciones públicas | aec

El sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) señaló ayer que encuentra “varias lagunas” en los decretos de la Fiscalía del Tribunal Supremo por los que se archivaban las diligencias de investigación relativas al rey emérito.


En concreto, ve vacíos “sobre la veracidad y cuantificación de las complementarias del IRPF” presentadas por el exmonarca y solicita que se haga pública una mayor información de los decretos que motivaron el archivo.


En un comunicado, Gestha señala que existe “una diferencia inexplicada de casi 3.000 euros en la primera regularización del 9 de diciembre de 2020” por las donaciones recibidas del empresario mexicano Allen Sanginés Krause entre 2016 y 2019. Entiende que requiere una mayor explicación y detalle, y añade que esto “sin considerar el eventual delito de blanqueo de capitales al recibir las transferencias el que fue ayudante del emérito, el coronel Nicolás Murga”.


Los técnicos de Hacienda ponen el foco también en los gastos sufragados por la Fundación Zagatka al emérito y a familiares y allegados. Señalan que la Fiscalía afirma que analizó los gastos por el uso de aviones privados y servicios de alojamiento “posteriores al 19 de junio de 2014”. Y explican que teniendo en cuenta que la abdicación “no es una causa legal que divida el período impositivo que se devengó el 31 de diciembre de 2014, no se entiende por qué no se analizaron los gastos desde el 1 de enero de 2014”.


El informe de la ONIF

Lamentan asimismo que el Ministerio Público, los dos decretos fueron firmados por el fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, dé por bueno “el informe de identificación y cuantificación de contingencias fiscales realizado por la ONIF de las complementarias del IRPF de 2014 a 2018 que el rey emérito presentó los días 2 y 3 de febrero de 2021 por 3.544.906,22 euros de cuota más 871.851,24 euros de intereses de demora y recargos.


A su juicio queda una interrogante más, que es que “si el pago de esos gastos de viaje y alojamiento se regulariza en el IRPF en vez de en el Impuesto de Donaciones, la ONIF o la Fiscalía deberían informar si existe constancia de alguna contraprestación, porque en caso contrario serían varias donaciones y la regularización por Renta no sería veraz, y no exoneraría los delitos fiscales de 2014 a 2018”.


Apuntan que el Ministerio Público desvela “un cabo suelto”, y es que el primo lejano del emérito Álvaro de Orleans-Borbón compró tres armas de fuego por 101.636,37 euros, IVA incluido, pagadas mediante una transferencia recibida de Zagatka el 29 de junio de 2018, y que regaló a Juan Carlos I.


Por esta donación, el rey emérito es el donatario y la Fiscalía le calcula una cuota tributaria de 30.411,14 euros del impuesto sobre sucesiones y donaciones de 2018. Y cree que queda el interrogante de conocer si el rey emérito ha regularizado. 

Los técnicos de Hacienda aprecian “lagunas” en el archivo de la investigación contra el rey emérito

Te puede interesar