martes 22/9/20

Los soberanistas provocan un atasco kilométrico al cortar La Jonquera

Empresarios y transportistas piden a la Administración que actúe tras los daños causados por la protesta
Los vehículos esperan en la frontera mientras un grupo de activistas les cortan el paso | ALEJANDRO GARCÍA (EFE)
Los vehículos esperan en la frontera mientras un grupo de activistas les cortan el paso | ALEJANDRO GARCÍA (EFE)

Grupos independentistas, convocados por la plataforma anónima Tsunami Democrátic, cortaron ayer la frontera entre España y Francia en La Jonquera, una situación que provocó problemas de movilidad y las quejas de transportistas y empresarios que pidieron a las administraciones que tomen medidas.

Poco antes de las 09.00 horas, los manifestantes accedieron a la vía justo en el punto que separa el territorio español del francés y, de inmediato, montaron un escenario de grandes dimensiones y provisto de altavoces en el sentido sur de la autopista, así como barricadas en dirección norte.

El atasco en ese paso fronterizo de La Jonquera obligó a los Mossos a desviar el tráfico en la salida de Figueres de la AP-7, hacia la N-II, donde se registraron colas de entre 6 y 12 kilómetros, así como retenciones en la N-260, y algunos problemas también en las carreteras francesas.

Sin embargo, al ser ayer jornada festiva en Francia las retenciones de tráfico fueron más intensas en España.

Los manifestantes se concentraron en territorio francés, a escasos metros de la línea fronteriza, por lo que fueron las fuerzas de seguridad del país vecino las que intervinieron.

Tsunami Democrátic emitió un comunicado a través de las redes sociales en el que explica que la acción se realizó con vehículos particulares para evitar un cuerpo a cuerpo con la policía.

Los agentes franceses, con el paso de las horas, retiraron algunos automóviles con grúas y advirtieron a los manifestantes de que debían retirar el resto si querían evitar una intervención por la fuerza. Tras cumplir la orden de los policías, las fuerzas de seguridad dispusieron un cordón, aunque, hasta la puesta de sol, no hubo ninguna carga.

Momento de tensión

Otro instante de tensión se produjo cuando el alcalde de la localidad francesa de Prats de Molló, Claude Ferrer, ejerció de mediador entre concentrados y policía y reclamó a los manifestantes que permitieran el paso de camiones frigoríficos que portaban cargas perecederas, a cambio de evitar cargas.

Los manifestantes aceptaron la propuesta si les permitían, a cambio, volver a colocar coches en la autopista, pero las fuerzas de seguridad de Francia rechazaron esa posibilidad.l

Comentarios