sábado 5/12/20

Sánchez se muestra a favor de suprimir la inviolabilidad del rey y el PSOE dice que es solo una opinión suya

Ábalos asegura que el Gobierno no tiene una propuesta para revisar el estatus del monarca

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró ayer que suprimiría la inviolabilidad del rey y apuntó que el propio monarca Felipe VI también sería partidario y no supondría un impedimento para abordar este cambio. Sin embargo, poco después, el secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, aseguró que “no hay ninguna propuesta” en este sentido y que solo se trata de una “opinión” del presidente del Gobierno.

En una entrevista con varios periodistas con motivo del 40 aniversario de la Constitución, el líder del Ejecutivo se mostró partidario de sacar de la Constitución este precepto con respecto a la Corona. “Sin duda alguna, estoy convencido de que el jefe de Estado también”, aseguró Sánchez, señalando que con Felipe VI “no hay habría ningún problema”, sino “al contrario”.
De todas formas, quiso explicar que este cambio constitucional necesitaría de una reforma agravada, que abriría un proceso más complejo y que exigiría una mayoría de dos tercios de cada Cámara, y la disolución inmediata de las Cortes.
Admitió el presidente del Gobierno que actualmente no se dan los consensos necesarios para una reforma a fondo de la Carta Magna, pero defiende que iniciativas como la de su Ejecutivo, para limitar los aforamientos, que no reviste de tanta complejidad, puede ser un punto de partida para abordar futuros cambios.

Sin consenso
“En profundidad evidentemente no, pero creo que hay suficiente consenso para reformas puntuales que pueden hacer pedagogía para empezar a abordar esa reforma constitucional”, explicó, preguntado por los consensos necesarios para la reforma constitucional.
Con todo, Sánchez asegura que la reforma no tiene que ser “un fin en sí mismo”. “Es un mecanismo para debatir como revigorizar consensos que están rotos, desgastados o que tenemos que incorporar”, señaló.
El líder del PSOE censuró el “adanismo” de algunas formaciones por criticar frontalmente la Constitución y decir que “no vale” y “hay que hacer otra”. “Hemos cometido el error de identificar la reforma con un proceso constituyente”, señaló. A su juicio, esta posición ha generado, “como la ley del péndulo”, una reacción por parte de otras formaciones que apuestan por “no mover ni una coma de la Constitución”.
Sánchez entiende que la reforma constitucional partiría del texto de 1978 ya que no se tiene la necesidad de “inventarse” una como sucedió entonces. Por ello, apuesta por hacer “apliques” a la Carta Magna porque algunos materiales “se han desgastado”.

Por último, el líder del Ejecutivo envía un mensaje a los dirigentes de los principales partidos expresando su deseo de que “una nueva generación de líderes” sea capaz de reformar por primera vez en la historia de España una Carta Magna.“ En España las Constituciones no se han reformado, se han aprobado una detrás de otra”, señaló. “El objetivo sería demostrar que la política es capaz de reformar la constitución respetando la herencia de las generaciones pasadas y mejorándola”, recalcó Sánchez.
Sin embargo, poco después de estas declaraciones de su líder, el secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, aseguró que “no hay ninguna propuesta” del Gobierno para revisar la inviolabilidad del rey y que solo existe una “opinión” expresada por el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez.
A este respecto, Ábalos manifestó, tras la reunión de la Ejecutiva federal del PSOE, que “la posición oficial es que no hay ninguna propuesta de revisión” al respecto. “Lo demás son opiniones, obviamente, incluso del propio presidente del Gobierno y de quien haga falta”, ha añadido, pero ha insistido en que “lo que cuenta” es que la posición del Gobierno es que “no hay ninguna propuesta dirigida a esa cuestión”.

Comentarios