lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Sánchez y Feijóo certifican la imposibilidad de pactos en un debate plagado de reproches

Feijóo se dirige a Sánchez durante el debate | Rodrígo jiménez (efe)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, protagonizaron en un duro cara a cara en el Senado y con una retahíla de reproches mutuos, la imposibilidad de llegar a acuerdos en los quince meses que restan de legislatura.

 

Sánchez aceptó días atrás el reto que le lanzó Feijóo para debatir en la Cámara Alta las medidas de ahorro energético, pero la sesión derivó en un choque dialéctico en torno a la gestión del Ejecutivo y la labor de oposición.

 

El enfrentamiento entre el presidente del Gobierno (sin corbata) y el líder del PP (con ella) siguió el esquema de réplicas individuales.

 

Las consecuencias de la guerra en Ucrania, como una elevada inflación y los problemas relativos a la energía, estuvieron muy presentes, y el jefe del Gobierno defendió que hay “prepararse para lo peor” ante la falta de suministro de gas ruso a Europa pero garantizó que en España no habrá medidas “dramáticas”.

 

El presidente del Gobierno reiteró que no se van a vivir las “escenas apocalípticas que evocan en muchas ocasiones la bancada de la derecha y la ultraderecha junto con los medios de comunicación que jalean esas noticias y mensajes”.

 

Esa fue una de sus primeras alusiones al PP, a la que sumó, aún en su intervención inicial, que este partido meta miedo a los ciudadanos y actúe como “un chamán o curandero” con sus previsiones económicas sin contrastar datos.

 

Pero Sánchez se reservaba el grueso de sus ataques para el turno de réplica a Feijóo, quien le acusó de presidir un Gobierno “volátil”, “sometido” y que pide sacrificios pero no los hace, y le ha instado a romper con sus aliados y apoyarse en el PP.

 

 

 

Errores encadenados

 

El presidente del Gobierno intentó desacreditar al líder del PP por su “insolvencia” y “mala fe” y por haber utilizado a su juicio el insulto y la mentira “sin despeinarse” apoyado en los poderes económicos que le auparon.

 

A partir de esa aseveración puso ejemplos para apuntalarla, como las declaraciones de Feijóo acusando al Gobierno de “forrarse” con la recaudación de impuestos cuando la mayor parte de ellos va a las comunidades.

 

El jefe de la oposición desgranó las nuevas medidas de su propuesta energética y alertó sobre el paro

 

 

Tras afirmar que su conocimiento en materia de impuestos es “justito”, citó otras declaraciones en las que confundió la cifra de la prima de riesgo con la de los tipos de interés, o sobre deuda pública o pensiones para ratificar su tesis.

 

Son, según Sánchez, “meteduras de pata” y “errores encadenados”, por lo que pidió a Feijóo “estudiar un poco más, rodearse de buenos asesores y hacer propuestas sólidas y solventes”.

 

También reprochó al presidente del PP que le insultara comparándole con un dictador citando la novela de Gabriel García Márquez “El otoño del patriarca”, en otra prueba de “insolvencia cultural o mala fe”; sus ataques a la denominada excepción ibérica para abaratar el precio de la factura eléctrica o el bloqueo para renovar el CGPJ.

 

 

 

La voluntad popular

 

Para Sánchez, lo que Feijóo quiere para España choca con el interés general y sólo beneficia “a quienes le auparon y le alientan con entusiasmo”, unos poderes “con terminales mediáticas” que le aplauden de forma constante.

 

A esos poderes se dirigió para asegurar que no va a permitir que alguien se lucre con la actual crisis energética y que si han llegado a pensar que “España es suya”, van a comprobar que es “una España democrática en la que prevalece la voluntad popular”.

 

 

 

Oferta de apoyo

 

Feijóo había lanzado su oferta de apoyo a Sánchez si rompía con sus actuales alianzas ante un momento “crítico” que vive el país y cesaba a los ministros de Unidas Podemos.

 

“Usted gobierna como gobierna y con quien quiere”, añadió antes de recalcar que nadie cree que sea “más constructivo Bildu que el PP”, que sea “más fácil una mesa de diálogo con ERC que con el PP” o que “vaya a proponer más ocurrencias el PP que Podemos”.

 

España, para Feijóo, “no puede seguir un año más a merced de las urgencias demoscópicas” del Gobierno.

 

Enmendó las medidas adoptadas por el Ejecutivo de Sánchez ante la inflación o la crisis energética, alertó sobre el desempleo y desgranó las nuevas medidas de su propuesta energética, como premiar el ahorro en los hogares en vez lugar de imponer “racionamientos”.

 

 

 

Celebrar las rectificaciones

 

Además de criticar el “no es no” de Sánchez a sus ofertas de pactos, el líder del PP celebró que el Gobierno haya “rectificado” y haya incluido a las empresas de cogeneración en la excepción ibérica, tal y como anunció Sánchez en el debate.

 

La intervención de Sánchez en la sesión consideró Feijóo que no es propia de un presidente del Gobierno ya que cree que optó por la “descalificación” y la “crispación”

 

Para el líder de los populares, Pedro Sánchez es “un mal presidente en sus últimos momentos”, algo que apostilló que no es un “insulto”, sino una crónica”.

 

También rechazó que hable de “poderes oscuros que conspiran en su contra”, “igual que los medios”, y apuntó: “Es cierto que hay muchas personas poderosas que quieren cambiar el Gobierno de España: los más poderosos son los españoles, que, cuando tengan ocasión, votarán libremente por cambiar el Gobierno”.

 

Ante las acusaciones de insolvencia y mala fe, ironizó con la experiencia del Gobierno, al sostener que leer los currículos de algunos ministros le ha llevado “algunos segundos”. 

Sánchez y Feijóo certifican la imposibilidad de pactos en un debate plagado de reproches

Te puede interesar