jueves 3/12/20

La inhabilitación de Torra aboca a Cataluña a cuatro meses de provisionalidad

El informe jurídico da a Torrent margen para convocar unas elecciones que serán en febrero como muy pronto
Aragonés asumirá el cargo de presidente sustituto interino | Quique García (efe)
Aragonés asumirá el cargo de presidente sustituto interino | Quique García (efe)

La inhabilitación de Quim Torra aboca a Cataluña a cuatro meses de provisionalidad, en plena pandemia y con el 7 de febrero como posible horizonte electoral.

La sentencia del Supremo no cogió a nadie desprevenido en el Palau de la Generalitat, donde desde hace días ya se preparaban ante esa confirmación de la condena, con un informe de los servicios jurídicos del Govern sobre la mesa, que indicaba que la inhabilitación sería efectiva cuando se le notificase oficialmente.

 La formalización de la nueva situación política llegará en las próximas horas con la publicación en el Boletín Oficial del Estado –y en el Diario Oficial de la Generalitat– de un real decreto con el cese del president y la convocatoria de una reunión del Govern en funciones, en la que se aprobará un decreto para oficializar que el vicepresidente del ejecutivo catalán, Pere Aragonés, pasa a ser el “presidente sustituto interino” hasta una nueva investidura.

En paralelo, se abrirá un plazo de 10 días para que el presidente del Parlament, Roger Torrent, abra consultas con los grupos por si tienen intención de presentar un candidato a la investidura.

Una vez constate que no hay candidato viable –los grupos independentistas, que tienen mayoría, rechazan esta posibilidad–, Torrent activará una cuenta atrás de dos meses, transcurridos los cuales, si no ha habido investidura, se convocarán automáticamente unas elecciones, con la fecha probable del 7 de febrero.

En el capítulo de reacciones, la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, reclamó que se convoquen elecciones en Cataluña “cuanto antes mejor”.

Gracias a la denuncia del PP

El líder del PP, Pablo Casado, subrayó que Torra ha sido inhabilitado gracias a la denuncia que presentó su partido y también defendió elecciones “de inmediato” en Cataluña.

Por su parte la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, se felicitó porque con la inhabilitación de Torra “se hace justicia” y “gana la libertad”.

El ya president sustituto y coordinador nacional de ERC, Pere Aragonés, tachó la inhabilitación de “golpe antidemocrático” de la justicia contra las instituciones catalanas.

Para la presidenta del grupo parlamentario de Catalunya en Comú Podem, Jéssica Albiach, la condena es “desproporcionada” y provoca “el peor final posible” para la legislatura.

La CUP ve en la inhabilitación “un ataque a las instituciones catalanas” y una “clara intromisión en su soberanía”.

También el lehendakari, Iñigo Urkullu, consideró que hay una “desproporción evidente” en la condena de inhabilitación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, a quien ha enviado “una forta abraçada”.

El lehendakari recuerda que Torra ha sido el primer president de la Generalitat en ser inhabilitado en el ejercicio de sus competencias en 40 años y asegura que “no por esperada, esta decisión en nada ayuda a propiciar una salida a un contencioso institucional y político de dimensión y calado”.

Por su parte, la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, afirmó que la inhabilitación de Torra, “abre un tiempo nuevo para Cataluña” y exige la convocatoria de elecciones pero no cambia “en absoluto” la disposición al diálogo del Gobierno de coalición, que sigue intacta.

Comentarios