domingo 17.11.2019

La detenida admite que mató a Carrasco “por inquina” y lo planeó varias veces

crimen en león 

La Policía puso a última hora de la tarde de ayer ante la autoridad judicial a María Montserrat González Fernández, principal sospechosa de disparar mortalmente a la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, tras su declaración inculpatoria, en la que reconoció que la mató.

Un coche policial lleva a Monserrat González	j. casares
Un coche policial lleva a Monserrat González j. casares

La Policía puso a última hora de la tarde de ayer ante la autoridad judicial a María Montserrat González Fernández, principal sospechosa de disparar mortalmente a la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, tras su declaración inculpatoria, en la que reconoció que la mató.
Esta detenida, que llegó en un furgón policial el edificio de los juzgados de León a las 19.42 horas, es madre de otra mujer también arrestada, Montserrat Triana Martínez González, quien también prestó declaración a lo largo de la noche ante la juez como supuesta colaboradora en la planificación del crimen.
María Montserrat González Fernández confesó a la Policía que cometió el crimen por “inquina personal” y que quiso vengarse por el trato que Carrasco había dado a su hija, que fue cesada de la institución provincial en 2011, según fuentes de la investigación.
Pese a que en un principio las dos detenidas se negaron a declarar ante la Policía, finalmente la primera se derrumbó y confesó que había sido la autora del crimen, perpetrado con un revólver Taurus, del que se habían percutido tres de sus seis balas.

acción
Además de estas dos detenidas, también está imputada, aunque en libertad, una policía municipal de León, Raquel Gago, de 41 años, adscrita al servicio de barrios, que entregó en comisaría el arma homicida y aseguró que se la había dado la más joven dentro de un bolso.
Además, la policía local prestó su coche, un Volkswagen Golf, a Montserrat Triana.
Según fuentes de la investigación, madre e hija llegaron a las inmediaciones de la pasarela sobre el río Bernesga en la que fue tiroteada Isabel Carrasco en coches diferentes.
La madre en el Mercedes de dos plazas de su hija y ésta en el vehículo que le había prestado la policía local, con la que mantiene una relación de amistad.
La investigación determinó que ambas se dirigieron a la pasarela peatonal en la que fue abatida Isabel Carrasco por los disparos efectuados por la mayor de las mujeres, mientras su hija se encontraba muy próxima.
Tras asesinar a Carrasco, la madre entregó a su hija el arma y ambas emprendieron juntas la huida, aunque en un momento dado se separaron y cada una de ellas se dirigió al lugar en el que habían aparcado los vehículos en los que llegaron a la zona para cometer el crimen.
Montserrat Triana Martínez se fue hacia donde estaba el Golf y depositó en su interior una bolsa con el arma homicida, mientras que su madre hizo lo propio en dirección al Mercedes.
Allí fue detenida gracias a que un policía jubilado presenció el asesinato y siguió a las sospechosas mientras iba simultáneamente informando a la Policía.
En el momento en que madre e hija se separaron, optó por seguir a la primera dado que era a la que había visto efectuar los disparos. Seguidamente, llegó al lugar la joven que fue detenida minutos después que su madre.
La Policía valora “enormemente” la colaboración de este agente jubilado. n

Comentarios