miércoles 16.10.2019

Vuelve la aldea gala

Por segunda vez en su historia, el Liceo será el único conjunto no catalán en la competición de la regularidad, un escenario que se ha dado otras cuatro veces
Juan Copa y sus jugadores encaran un nuevo reto histórico para la entidad: ser el primer equipo que gana la liga siendo el único cuadro no catalán en la competición  | Pedro Puig
Juan Copa y sus jugadores encaran un nuevo reto histórico para la entidad: ser el primer equipo que gana la liga siendo el único cuadro no catalán en la competición | Pedro Puig

Veintiséis años después, y cuando se cumplen 40 de su aterrizaje en la élite nacional, el Liceo será, por segunda vez en su historia, el único equipo no catalán en la máxima categoría, un escenario que se ha dado otras cuatro veces, todas ellas en los primeros cinco años de vida de una competición que nació en 1969.

En ese curso inaugural, la aldea gala de Astérix y cía. fue el Femsa madrileño, que compitió contra quince conjuntos catalanes. En la siguiente campaña, con catorce equipos, se le unió el Montemar alicantino, que no pudo mantener la categoría y en el curso 1971/1972 dejó solo ante el peligro al conjunto capitalino, que a su vez le pasó el testigo al levantino en la 72/73. Ambos descendieron y dieron paso a un club que haría historia en el hockey patines español, el Cibeles de Oviedo, que jugó esa liga contra once escuadras catalanas.

Al primer equipo no catalán que conquistó un título nacional senior (la Copa de 1980, además arrollando (4-0) al todopoderoso Barcelona en la final) le siguieron sus vecinos del Mieres y el Claret sevillano.

El cuarto elemento

Hasta la irrupción del Liceo en la élite nunca había habido más de tres no catalanes en la máxima categoría. En esa temporada, la 1979/1980, fueron cuatro del resto del país. En la siguiente, con el ascenso del Ruán Alcobendas, la competición de la regularidad alcanzó la cifra récord de cinco, repetida en la 87/88, con dos clubes herculinos (Liceo y Dominicos), dos asturianos (Cibeles y Santo Domingo) y el madrileño Alcobendas; y en la 98/99, con el Liceo y su filial el Liceo La Paz, el Alcobendas, el Tenerife y el Areces astur.

En la 93/94, con el Liceo contra once catalanes, el cuadro coruñés acabó tercero la fase regular y cayó ante el Barça (3-0) en las semifinales de los playoffs, después de superar en cuartos de final, por 2-0, al Voltregá. Además, también sufrió el poderío azulgrana en la Copa del Rey, cuya final perdió por 5-3 contra los Gaby Cairo, David Cáceres, Fernando Pujalte y compañía. En la Liga Europea (entonces todavía Copa de Europa), los hombres de Carlos Gil se despidieron en cuartos de final tras perder los dos partidos frente al Novara (2-7 en Riazor y 5-2 en tierras italianas).

Un ‘superviviente’

Formaban aquella plantilla los metas Ramón Canalda y Gelasio Garea, Boqui Pueyo, Willy Duarte, Fernando Avecilla, Raúl Monserrat, Roberto Roldán, Facundo Salinas, Diego de Santiago y Alberto de Mena. Uno de ellos todavía continúa en el club.

 En la inminente campaña, con la competición reducida de diecisiés a catorce escuadras (el Alcobendas no hubiese descendido un año antes), el remozadísimo Liceo tiene un nuevo reto: convertirse en campeón liguero jugando solo contra catalanes.

Comentarios