Sanse-Deportivo: La mejoría, a examen

Quiles y Miku, durante el último partido disputado, el fin de semana pasado contra el Calahorra | javier alborés

Olvidado el bache de las tres derrotas seguidas, después de ganar y ‘liberarse’, según palabras de Borja Jiménez ante el Calahorra, el Deportivo afronta este mediodía a domicilio ante la UD Sanse una nueva reválida para poner a prueba su mejoría.


Lo hará en el Matapiñoñera, otro campo de hierba sintética, el tercero y último que visitará esta temporada, tras la derrota en el Reina Sofía de Unionistas y la victoria en el Villaviciosa de Odón del DUX.

Y con una novedad principal en su once, el debut del portero santiagués Pablo Brea, ante la baja de Ian Mackay, que se lesionó el miércoles y al que un esguince de tobillo lo aparta por primera vez del equipo en esta campaña.


Estreno

El canterano tiene la oportunidad de resarcirse, después de un primer partido con el primer equipo, en la Copa del Rey ante el UCAM Murcia, en el que no tuvo su mejor tarde.


No obstante, la confianza en él tanto desde el propio Ian, que la corroboraba en una entrevista a este diario, como por parte del cuerpo técnico, encabezado por Borja Jiménez es máxima. “Tenemos plena confianza en Pablo, le vemos entrenar todos los días”, aseguraba el entrenador blanquiazul en la rueda de prensa prepartido.


Una novedad en un equipo al que regresará una de las piezas más empleadas por el míster herculino, el colombiano Juergen Elitim. El mediocentro, que vio la quinta amarilla contra el Racing de Santander y se perdió el duelo con el Calahorra, vuelve a la lista y presumiblemente también al once. Un equipo en el que formarían por delante de Brea una línea de cuatro, con los habituales Trilli y Héctor Hernández, en banda derecha e izquierda, respectivamente, y en el centro de la zaga Adrián Lapeña y Jaime Sánchez.


Por delante, el doble pivote compuesto por Bergantiños y Juergen y línea de tres con alas para Alberto Quiles, que suma ya diez goles, por la derecha, William de Camargo, por la izquierda y de enganche Noel López. En punta de ataque Miku Fedor, con ganas de volver a ver puerta, pues su último tanto lo marcó el pasado 9 de enero en la victoria contra el Talavera. Este mediodía estará enfrente una escuadra a la que precisamente le hizo gol el venezolano, en el 36 de partido, en la victoria por la mínima en el Abanca Riazor, el pasado 16 de octubre.


Los de Marcos Jiménez se han mostrado especialmente letales en casa, donde solo han sufrido dos derrotas y el mismo número de empates y supondrán un duro test para un Deportivo que quiere dejar atrás los fantasmas que le atenazaron las pasadas jornadas.


Con el Racing de Santander al acecho y un Celta B que ya es tercero, los blanquiazules buscan recuperar el pulso de la competición y volver a mostrar una solvencia similar a la exhibida en la primera vuelta. Aunque el propio Borja Jiménez advirtió que será muy difícil igualar los estratosféricos números obtenidos, el equipo quiere intentar coger una nueva buena ola. Todo esto pasa por este mediodía por superar lo visto ante el Calahorra, ahora con la victoria en el bolsillo, y recuperar esa confianza que se había visto resentida las últimas jornadas. La mejoría, a examen.

Sanse-Deportivo: La mejoría, a examen

Te puede interesar