martes 07.07.2020

Una rueda defectuosa casi acaba con el liderato de Sainz

El madrileño perdió más de seis minutos con respecto a Peterhansel, ganador de la etapa, y Al Attiyah, que se coloca a solo 24 segundos de la primera plaza
Solo habían transcurrido cien kilómetros cuando el español sufrió el percance | ep
Solo habían transcurrido cien kilómetros cuando el español sufrió el percance | ep

Carlos Sainz (Mini) estuvo ayer a punto de perder el primer lugar en la clasificación general del Dakar 2020 por culpa de una rueda que se le descompuso sin haberse pinchado y cuando sólo llevaba 100 kilómetros recorridos. 

El piloto español tuvo que detenerse a cambiarla y, unido a una pequeña equivocación de navegación, terminó la especial con tan sólo 24 segundos de ventaja sobre el qatarí Nasser Al Attiyah (Toyota) en la general. La etapa la ganó el francés Stephane Peterhansel (Mini), mientras que Fernando Alonso finalizó noveno y ahora es décimo en la general. 

“No ha sido un día fácil, hemos perdido seis minutos. La banda de rodadura de un neumático se despegó y tuvimos que parar a cambiarla. No estaba pinchada. No entendamos muy bien por qué pasó. La pusimos nueva después de la primera parte del tramo”, explicó Sainz nada bajarse del coche. 

“Ha sido una pena, no ha salido el día como esperábamos, podíamos haber recuperado algo de tiempo, pero al final ha sido al contrario”, añadió el piloto tras haber terminado la etapa en quinto lugar. 

El madrileño supuso que se trató de una “rueda defectuosa” y se resignó a decir que “es lo que hay, el Dakar es así y mañana habrá que seguir empujando”. 

Sainz consideró que su mínima ventaja de 24 segundos sobre Al Attiyah es una mera anécdota porque “es verdaderamente poco”, después de tener hace dos días hasta diez minutos de ventaja sobre el piloto catarí. 

El madrileño volvió a advertir que el ritmo y la velocidad a la que se está disputando este raid es altísimo, más propio de los rallies de velocidad. 

Asimismo, confió en que la quinta plaza que tuvo en esta novena etapa le sirva para poder hacer un buen día y recuperar su ventaja en la etapa maratón, donde los competidores no tendrán a disposición a mecánicos y cualquier avería deberán repararla ellos mismos.

Barreda, tercero
El chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna) venció en motos, seguido en la segunda posición del australiano Toby Price (KTM), último ganador del rally, y en el tercer lugar del español Joan Barreda (Honda). 

Es la primera etapa que gana Quintanilla en este Dakar. Recortó cuatro minutos de diferencia sobre el estadounidense Ricky Brabec (Honda), líder de la carrera, que se mantiene cómodo en la primera plaza de la general con casi 21 minutos sobre el chileno. 

Esta fue la primera etapa que se disputó en motos después del mortal accidente del piloto portugués Paulo Gonçalves (Hero) en la séptima etapa, lo que llevó a cancelar el octavo día de competición en señal de duelo por el fallecimiento del luso, de 40 años. 

Barreda, uno de los pilotos de la caravana del Dakar más afectados por el deceso de Gonçalves, quien fue su compañero de equipo, firmó un tercer lugar y por tercera etapa consecutiva acaba entre los tres primeros. 

El castellonense ha mejorado ostensiblemente su rendimiento en esta segunda semana de competición, tras una primera semana de rally muy discreta en la que padeció mucho por la pistas duras, caminos de montaña y caminos de roca.

Comentarios