sábado 24.08.2019

Richard Barral: “El primer año tras el descenso es cuando hay que jugársela”

Exdirector Deportivo del Depor

Richard Barral acudió a las instalaciones de este diario para charlar sobre el club coruñés | pedro puig
Richard Barral acudió a las instalaciones de este diario para charlar sobre el club coruñés | pedro puig

Desde que quedó desligado de la dirección deportiva del RC Deportivo justo antes de que se abriera el mercado invernal de la temporada 2017-18, la última del equipo en Primera División, Richard Barral guardó silencio sepulcral solo alterado cuando los ataques de Tino Fernández le llevaron a conceder una entrevista radiofónica. Ahora, de nuevo con recuerdos a la mochila que dejó la última temporada en Primera División, vuelve a romper su silencio en una profunda charla con este diario. 

Ha pasado mucho tiempo, pero siguen las alusiones constantes a su última etapa en el club. Esta semana, su sustituto, Carmelo del Pozo, hablaba de las limitaciones del tope salarial por las amortizaciones pendientes del último año en Primera. ¿Lo considera justificado?

Me remito a mi marcha del club hace más de año y medio, cuando comenzaba el mercado de enero. En ese momento di una rueda de prensa de despedida, asumiendo todas las decisiones deportivas tomadas hasta ese momento, me puse a disposición del club, por si necesitaba algo, sobre todo en lo referente a algunas cosas que estaban de mi mano, cambié el número de móvil durante unos meses, viví fuera de la ciudad durante una temporada, y nunca di entrevistas, ni acudí a tertulias, ni siquiera acudí a ningún partido en directo, simplemente para no importunar al club, ni crear confusión, ni dar lugar a ningún tipo de malas interpretaciones con mis opiniones. Lo importante era el equipo, no  yo, ni las demás personas. Eso para mí es profesionalidad, y ética. La crítica es inherente al fútbol, y hay que asumirla aunque creas que es injusta. Y cuando es así, duele y mucho, y más cuando estás en el club de la ciudad  donde has nacido. Pero tienes que comerlo, digerirlo y tirar para delante. 

Se le ve dolido.

Desgraciadamente en el fútbol, igual que en otros sectores, no todo el mundo asume responsabilidades, ni la ética, ni la estética les importa. En el fondo subyace un claro síntoma de debilidad, y de inseguridad. Cuando yo llego al Deportivo, no llego obligado por nadie, ni nadie me engañó pintándome una situación idílica, llego con una gran ilusión, hambre y ganas de trabajar. Y no venía del paro, todavía me quedaban dos años de contrato con mi anterior club. Pero volver al Deportivo para mi era lo máximo, no lo pensé, ni siquiera sabiendo que el club no me podía pagar en ese momento lo que yo ganaba. Como hizo Augusto en su momento, había que establecer ciclos deportivos, para poco a poco estabilizarse primero en Primera, y más tarde ir creciendo capitalizando el club con jugadores en propiedad que generen plusvalías cuando sea necesario vender. Seis meses después de mi marcha el equipo desgraciadamente pierde la categoría, llega un nuevo director deportivo, y lo que se encuentra es un equipo capitalizado, con jugadores vendibles.

La crítica es inherente al fútbol, y hay que asumirla aunque creas que es injusta

Pero tenían cláusulas de salida. Se le ha criticado también por eso.

Vienen obligadas por las reducciones de contrato y establecidas por el departamento financiero, con buen criterio, ya que es muy difícil que cuando fichas jugadores en Primera, te acepten reducciones de contrato. Algunas veces lo hablábamos con sus agentes casi a la firma, para que no tuvieran casi tiempo para reaccionar, ni margen para rechazarlo, ya que esta cláusula siempre generaba conflictos. Pero es necesario, para no tener problemas para cumplir futuros topes salariales. No olvidemos que LaLiga no permite endeudamiento. Esas cláusulas dejaban unas importantes plusvalías sobre el costo de los jugadores. Por lo que en caso de que sucediera lo que desgraciadamente sucedió, el club estuviera cubierto y, sumado esto al seguro del descenso, el equipo pudiera afrontar con garantías la lucha por ascender. Por eso es tan importante ascender el primer año, porque es cuando más dinero vas a tener, y en ese año es donde hay que jugársela. A partir de ahí cada uno elige en que gastarse el tope salarial: mantener la mayor parte de jugadores hasta el tope, vender parcialmente, vender a todos... Mientras uno no se pase del tope es libre de tomar sus decisiones. Eso sí, debe responsabilizarse de ellas.

¿El saldo de ventas-amortizaciones tras su salida es negativo?

Si se han vendido a todos los jugadores de mi etapa por la cláusula estipulada, el saldo entre las amortizaciones y las ventas es ampliamente positivo. Conozco todas las cantidades de los contratos y las repasé muchas veces. Sidnei, Andone, Carles, Fabián, Luisinho, Guilherme, Çolak... Además, también cubriría un par de ellas, muy pequeñas, que quedan, y también cubriría la única que resta de mayor cuantía, que es la de Rolan. En dos temporadas, a Rolan no se le ha pagado ni un euro de salario y tanto Málaga, como Leganés han pagado cantidades  importantes por su cesión. A eso hay que añadir el traspaso de Edu, que también es un jugador de la anterior etapa, y el saldo positivo se haya con una simple suma, y es ampliamente favorable. En cuanto al traspaso de Quique, no puedo hablar, porque no es de mi etapa, pero según palabras del director deportivo, fue una operación ventajosa para el club y me alegro de ello. Si queda alguna amortización de aquel mercado de enero en el que yo ya no estaba o de la actual temporada, lo desconozco, y no me compete, y de lo que no me compete, no hablo. Prueba de ello es que el actual director deportivo había hecho unas declaraciones donde decía que guardaba una importante cantidad para esta temporada por si no subían el primer año. Por lo tanto, todo junto no puede ser: tener dinero guardado por un lado, amortizaciones pendientes de jugadores que han sido vendidos, traspasos ventajosos de Edu y Quique…

El saldo entre las amortizaciones de mi etapa y las ventas es positivo

Se habla de las limitaciones económicas del Depor para fichar, ¿Cree que está tan ajustado? 

Lógicamente si no asciendes el primer año, el segundo año, el tope desciende, porque ya no tienes el seguro de descenso y la opción es hacer alguna venta. Las ventas de Edu y Quique, suponen una buena inyección económica, lo que permitirá hacer un equipo competitivo, con capacidad para luchar por el ascenso.

De lo que me siento orgulloso es que siempre he sido hombre de club

En la última temporada en Primera, todo el mundo elogiaba la plantilla en verano, a excepción de la portería, y sin embargo los resultados no acompañaron, ¿por qué?

Recuerdo aquel verano como uno de los más felices de mi vida deportiva. La gente te paraba por la calle, te trasmitía su ilusión por la plantilla, no encontrabas a nadie en desacuerdo. Incluso los medios de comunicación os hacíais eco de esa ilusión, sólo hay que repasar hemerotecas. Yo pensaba en el año del despegue, y que los años siguientes vendrían las vacas gordas. Ya teníamos los cimientos puestos, que es lo más difícil, y, a partir de ahí, cada año traer tres o cuatro jugadores importantes y vender de vez en cuando para financiarse. Pero todo empezó mal por una serie de circunstancias, algunas conocidas, y otras que llevaremos todos dentro para siempre y que no voy a decir. Pero hay una máxima en la vida: construir algo cuesta mucho, destruir cuesta muy poco. Y personalmente la frustración y la pena continúan y continuarán dentro de mí y de otras muchas personas que, como yo, lo han dado todo con honestidad y profesionalidad. Porque cuando mejor lo teníamos, más fácil era después de superar la etapa más difícil, todo se fue deteriorando. No encontramos la estabilidad, esa es la palabra clave.
 
¿Por qué no llegaron Diego Alves ni David Soria y, cuando se lesionó Rubén, se fichó a Pantilimon?

A ver, nuestra idea en esa temporada era reforzarnos en todas las posiciones, incluida la portería. Como todo el mundo sabe, teníamos acuerdo total con el Valencia para la cesión de Diego Alves. El Valencia ya nos había enviado el contrato de cesión, el acuerdo con el jugador y con sus agentes estaba cerrado. Incluso yo hablé personalmente con el jugador, para coordinar su llegada. Y cuando nos citamos para la firma del contrato, agentes, Deportivo, y jugador, el jugador no apareció, no atendía el teléfono y firmó por el Flamengo. A continuación, y aprovechando que David Soria era representado por el mismo agente, y éste nos quería ayudar después de lo que había pasado con Alves, intentamos su compra al Sevilla, pero sabiendo que iba a ser una carrera de fondo que no pudimos finalizar por cuestiones económicas. Después, el último día del cierre de mercado, Rubén se rompe un dedo de su mano, el míster pide un sustituto, y como económicamente no podíamos, Udinese por amistad nos cede a Panti, asumiendo ellos gran parte de su salario. Por lo tanto en esa situación era o Panti o nadie.

Cuando mejor lo teníamos tras superar lo más difícil, todo se deterioró

Rubén ha ascendido con Osasuna. ¿Qué le pasó aquí?

Pues en favor de Rubén y del resto de nuestros porteros hay que decir que la presión sobre ellos desde pretemporada fue brutal, incluso unas palabras del míster, que él dijo sin maldad, le metieron más presión, Así es muy difícil para una posición tan sensible al error. Yo quiero destacar la personalidad y paso adelante de Rubén en aquel momento, para sobreponerse a esa situación, y me alegro por su ascenso y su gran temporada en Pamplona.  

En la rueda de prensa de su despedida le pregunté si era el responsable máximo de los entrenadores que habían pasado por el banquillo durante su etapa en un momento en que Cristóbal había suplido a Mel. Entonces dijo que sí. ¿Lo mantiene?

Recuerdo la pregunta y vuelvo a dar la misma respuesta. Hasta el día de mi marcha, asumo todas las decisiones deportivas. Fueran mías al cien por cien, al cincuenta o al uno, yo las he aceptado y son decisiones de club que tiene que ser asumidas por todos.

En la dirección deportiva, debí cambiar cosas, pero me puede el corazón

¿Cuáles consideras que fueron sus mayores aciertos y también lo que habría cambiado?

En cuanto a jugadores, a posteriori lógicamente te diría, todos los que han dado un buen rendimiento, aciertos, y todos los que no, errores. Pero eso no vale. Los periodistas hacéis las crónicas al acabar el partido sabiendo el resultado; nosotros hacemos todo a priori, Y trabajamos con personas, y las personas somos complejas, tenemos momentos. Por lo que en aciertos te diría que con topes salariales muy bajos para Primera, con 10 o 12 millones, la única forma de mantenerse, algo que no consiguió ninguno de los que salían de un concurso de acreedores,  era jugárnosla con apuestas de jugadores talentosos que pasaban por momentos no demasiado buenos, por lo que podían ser asequibles económicamente, pero que, si daban buen rendimiento, nos darían un plus en cuanto a nivel futbolístico, y, los que consiguiéramos en propiedad, nos darían plusvalías para seguir creciendo. Por poner algún ejemplo: Lucas, Luis Alberto, Juanfran, Babel, Sidnei, Schär, Borges, Fede... Y cambiaría sin dudar lo que nos llevó a empezar mal el último año, buscando soluciones para conseguirlo. Ahí no tuve capacidad para cambiarlo, aun previendo que podía pasar. También me he equivocado y debí cambiar cosas en la dirección deportiva, al ser una persona visceral, a veces me puede el corazón, y luego me llevo decepciones, pero eso no ha influido en los resultados. De lo que me siento orgulloso es que siempre he sido un hombre de club.

¿Cómo se puede juzgar la forma de organizar de otro director deportivo?

Su sustituto dice que se encontró un club en que no había una dirección deportiva organizada, ¿era así?

Cuando leí esas declaraciones, no podía dar crédito. Quise escuchar la rueda de prensa personalmente para cerciorarme y que no estuviera fuera de contexto, y no, no lo estaba. Las palabras más suaves que se me ocurren para calificar este comportamiento es llamarle, atrevido e insolidario. ¿Cómo se puede tener la desfachatez de juzgar la forma de organizar la secretaría técnica de otro director deportivo? Creo que es el primer caso en la historia del fútbol español. Creo que cuando él firmó en el club le dieron libertad para organizarla a su libre albedrío. Entonces, ¿qué problema tiene? Que la organice según su criterio, que se le permita llevar a cabo sus ideas, que no se meta en camisa ajena, dándonos lecciones a los demás de cómo organizar nuestro trabajo. Pero no me extraña, ahora es conmigo, antes fue atacar al fútbol base, públicamente, a los médicos, etc. Le recomiendo a partir de ahora, que hable de su libro, y que lo explique de la forma que quiera, pero para hacerlo que no hable de los demás, porque si no en mi caso, saldré a responder, rompiendo mi silencio monacal. Y todos sabéis que no es mi estilo, pero la paciencia tiene un límite. 

¿Es cierto que el Depor con usted no tenía una base de datos como se llegó a decir?

Me parece tan ridículo que casi me da vergüenza explicarlo. El club, en su proceso de modernización, estaba pendiente de crear una base de datos general, con ramificaciones a todas las áreas, y no se había creado todavía, imagino que por cuestión de prioridades, pero esto no afectaba en absoluto al trabajo de la secretaria técnica. Y usamos nuestra base de datos particular, que todos tenemos con total naturalidad. Si el consejero del área deportiva o el presidente querían algún dato, sobre algún jugador, para saber qué alternativas había en alguna posición, la tenían y punto. Incluso cuando me fui, como comenzaba el mercado de enero, me puse a disposición del club dándoles mi nuevo numero de teléfono por si necesitaban hacerme algún tipo de consulta. Cada director deportivo deportivo tenemos la obligación de tener conocimiento del mercado y guardar los datos, sea en una base, en una libreta, o en un pergamino, donde a cada uno le resulte más cómodo. Lo importante es el contenido, y el conocimiento. Y a partir de ahí están los gustos, ideología, y talento de cada uno para elegir. Si yo voy a un equipo, yo voy con mis datos, ni mejor, ni peor que los de otros, pero son los que conozco, y por lo tanto con los que me siento seguro.

Le recomiendo (a Carmelo) que hable de su libro, que no hable de los demás

El club quedó descabezado en la dirección deportiva en 2018 justo cuando empezaba el mercado de invierno, ¿fue el gran error de Tino?

Una vez que yo me voy, es verdad que el club queda sin director deportivo, pero había gente en la secretaria técnica trabajando. Me imagino que si no vino otro director deportivo  es porque no se creyó necesario. Poco puedo decir.

¿Puede que parte de las amortizaciones de las que habla Carmelo se correspondan con aquel mercado en el que llegaron Bóveda, Kronh-Dehli, Koval, Muntari, etc.

La verdad que lo desconozco, pero, si así fuera, son operaciones que se dan en todos los clubes. Se compra, se vende, se cede... No sé cuál es el problema. Y decir lo que haría yo, a toro pasado, me parece ventajismo, no es algo que me competa. Cada uno toma sus decisiones según el contexto y el momento.

Y llegó Clarence Seedorf, ¿fue la puntilla?

Que no se me interprete mal, porque no es una crítica. No conozco a Seedorf como entrenador, por lo que no tengo capacidad para juzgarlo, y aunque lo conociera, tampoco lo haría. Pero al llegar en mitad de la competición, y no tener apenas conocimiento de la plantilla, y de la liga española en ese momento, ya que el venía de entrenar en otras ligas, fue un hándicap para él y para el equipo. Aunque esto nunca se sabrá, y aunque el equipo no iba bien clasificado, pienso que tanto, con Mel como con Cristóbal, o con un entrenador que conociera el equipo y la liga, al final, como pasó en otras temporadas, sufriendo, el equipo se salvaría. Aunque esto son sólo hipótesis.

Muchos de los jugadores que llegaron aquella temporada de su mano en verano, fueron traspasados y siguen jugando en Primera, ¿cree que eso le avala?

No hay ninguna duda que era la mejor plantilla de los últimos años. Se decía en Coruña, y se decía en todo el fútbol español, y, si no, repasad lo que se escribió o habló en los medios de comunicación a 31 de agosto, y la opinión de la mayor parte de la afición. Si alguien dice lo contrario ahora, es porque se desdice de lo que dijo anteriormente, y eso no vale. Pero lo que es obvio y es una realidad incuestionable, es que por diversas causas, el rendimiento fue muy por debajo de lo esperado, la dinámica fue mala en todo momento, y poco a poco todo se fue desmoronando.

Después de todo lo que ha pasado, ¿se ve en el futuro en el Deportivo otra vez?

Yo soy deportivista y un deportivista, lógicamente, siempre querría estar en el Deportivo, aunque sea entrenando a los benjamines, pero también soy plenamente consciente de que no es fácil que eso vuelva a sucederme otra vez algún día en el futuro.

Fue cercana, por eso me dolieron sus declaraciones

¿Cómo fue su relación con Tino Fernández?

Mi relación con él y con el Consejo fue excelente hasta mi último día en el club. Fue una relación cercana y siempre me sentí valorado y querido. Todavía guardo mensajes cariñosos suyos felicitándonos por cómo se resolvieron situaciones muy difíciles que hemos vivido en esos años, que surgieron de improviso, y que en ese momento no tenían fácil solución como la marcha de Lucas a cierre de mercado o sustituir a Joselu con el mercado cerrado, el riesgo de perder a Mosquera o a Sidnei, la compra de Schär por debajo del precio de la venta de Insua al Schalke... Por eso me dolieron tanto aquellas declaraciones contra mí después de casi seis meses de mi marcha. No las entendí, porque yo nunca hablé a pesar de las críticas, pero bueno, forma parte del pasado, y para mí es un tema cerrado. Me gusta quedarme siempre con lo bueno, que hubo mucho.

¿Cómo fue su marcha: despido o dimisión?

Yo en ningún momento presenté la dimisión, fue un despido, pero un despido amistoso. Habíamos tenido una reunión días antes sobre cómo afrontar el mercado de enero y la verdad que teníamos muchas discrepancias, queríamos tomar caminos diferentes. Cada uno expuso sus argumentos y nos dimos unos días, hasta que aquel día 2 de enero, en el que, al no haber puntos de encuentro, se decidió mi cese. Pero fue un cese sereno, siempre con buenas palabras por las dos partes, entendiendo que pensábamos diferente, y no pasa nada. Me despedí inmediatamente en rueda de prensa, me despedí de los jugadores, y me fui a mi casa.

En aquellos días se hablaba de una oferta del Brighton por cerca de 20 millones de euros, ¿era real?

Sí, es verdad. Ya hubo una oferta algo inferior en el mercado de verano, pero a última hora y, al cerrar en Inglaterra el mercado antes, no dio tiempo a firmar un sustituto. En diciembre llegó una mayor, de un fijo más 2 millones en objetivos fáciles, y estábamos en ello cuando me fui.

El primer criterio de selección para fichar debe ser el talento

Hablemos de fútbol, ¿cuáles son los criterios de selección que prioriza?

Para mí, sin lugar a dudas, el primer criterio de selección tiene que ser el talento. Lo demás se puede adquirir en mayor o menor medida, pero, como en cualquier otro sector, el talento es lo más importante. A partir de ahí, inteligencia táctica, físico, personalidad... cuanto más completo sea un jugador, mejor. Tener muchos jugadores con inteligencia táctica indica que tienen capacidad para buscar soluciones por sí mismos, por su comprensión del juego. Siempre pongo como ejemplo a Carlos Pita. Su lectura del juego era impresionante, su toma de decisiones siempre era acertada.

¿Los jugadores de Primera valen para Segunda o hay que tirar de otros?

Lógicamente, cuanto mayor nivel futbolístico tenga un jugador, se diferenciará más cuanto menor sea la categoría. Por eso todos intentamos fichar jugadores de la mayor categoría posible. A veces no es posible.

¿Considera clave que el Depor se quedara sin mediapunta en enero al salir Gil?

En el caso concreto del Depor, no puedo hablar. Si prescindieron del mediapunta, sería porque no lo iban a utilizar, que no era una posición necesaria para su modelo de juego, por lo que veo normal que lo hayan hecho. Además, fue traspasado de forma ventajosa para el club. Hablando personalmente, de mis gustos futbolísticos, ya me conocéis, y a mi el mediapunta clásico me gusta y me parece una figura clave. De hecho los grandes jugadores de la historia han sido ‘10’: Maradona, Messi, Platini, Iniesta, Zidane, Valerón...

A Carmelo se le criticó por el medio del campo que confeccionó y lo justificó por la poco margen de maniobra que tenía, ¿entiende que es por el contrato Mosquera?

Una vez más, si hay una crítica, nos remitimos al pasado. Pues para no tener margen de maniobra, fichó cuatro mediocentros. Es decir, los que suelen componer normalmente una plantilla. De mi etapa solo quedaban Pedro Mosquera y Edu Expósito, que en aquel momento alternaba primer y segundo equipo. Con Edu creo que no le fue mal, y con respecto a Mosquera, su calidad futbolística es difícil de encontrar en su posición en Segunda, donde su contrato se reduce. Si no jugó más, razones tendría el entrenador, por supuesto, que yo desconozco. Pienso que la crítica venía más bien por las características de los jugadores de dentro, que casi todos eran de balón al pie, no había mediapuntas, o jugadores con uno contra uno. Por eso no entiendo que en vez de dar sus argumentos… haga un mensaje al pasado. Todos los estilos de juego o dirección deportiva son válidos. Cada cual elige su camino para conseguir los objetivos, pero también cada cual es responsable de sus decisiones.

Comentarios