Noé López: “Si no puede ascender el Betanzos, que lo haga el equipo de mi pueblo”

Noé López, entrenador del Betanzos, realiza una indicación durante un partido de la presente temporada en el García Hermanos ante el As Pontes | Patricia G. Fraga

 Noé López (Fisterra, 1977) vuelve a casa. Los caprichos del calendario han querido que el Betanzos visite en la primera jornada de la fase de ascenso a Tercera RFEF la localidad natal de su entrenador, que dirigió al club de Ara Solis durante algo menos de una temporada en la 2017/18 y militó como jugador durante dos campañas, una como cadete y otra como sénior en la que ganó la Copa da Costa. Breves estancias que agudizan todavía más el cariño que siente todo fisterrán, como él mismo destaca, por el club de su pueblo, aunque el domingo no haya sentimentalismos que valgan.



¿Qué recuerdo tienes de tu paso como entrenador por el Fisterra?

Todo lo que pasó después, que fue el ascenso a Preferente y el ascenso a Tercera, lo enfoco mucho en ese año porque cuando se ponen en contacto conmigo el equipo estaba muy mal, había gente muy joven, faltaba mucha gente a entrenar... Era un grupo de chavales que yo, desde mi veteranía y gracias a que me conocían del pueblo, conseguí que vinieran a entrenar. Al final se hizo una buena segunda vuelta y se cumplió el objetivo de no descender, que en un principio parecía muy difícil. A partir de ahí, el Fisterra ficha a Tolo de director deportivo y todo el mundo sabe lo que pasó con dos ascensos seguidos. Todos los fisterráns tenemos una afinidad especial con el equipo. Es un pueblo muy futbolero y es muy raro el que allí no le tiene apego a la SD. Yo no jugué mucho allí pero siempre que me entrevistaban cuando era jugador decía que mi ilusión más grande era retirarme un año en el Fisterra. ¿Qué pasó? Que rompí el tendón y apareció la oferta del Xallas para entrenar y me decidí a dar el paso como entrenador. No pude acabar mi carrera como jugador en el equipo de mi pueblo pero pude ir como entrenador cumpliendo el objetivo. Le tengo un cariño muy especial porque es mi casa, pero ahora soy entrenador del Betanzos. No quería enfrentarme a ellos tan pronto pero intentaremos traernos los tres puntos a Betanzos.


Es muy raro el que allí no le tiene apego a la SD.



¿Qué es el Fisterra para ti?

Yo al Fisterra lo llevaré siempre dentro y le tendré un cariño especial por encima de los otros equipos. Yo en el Cerceda estuve 20 años, pero los que somos de allí tenemos una afición por lo que es el Fisterra más especial que en otras localidades. Yo le deseo siempre lo mejor. Mantengo una gran relación con el anterior presidente, con Juan Jesús (Martínez), y siempre seguía al Fisterra incluso cuando era jugador del Cerceda. Obviamente ahora sé que es un campo muy complicado. Yo jugué ahí y la afición es de las mejores de la provincia. Va a ser complicado, intentaremos sacar los tres puntos con nuestras armas, y a partir de este partido siempre le desearé lo mejor al Fisterra. Y si no puede ascender el Betanzos, si tiene que ascender alguien, que lo haga el equipo de mi pueblo, claro.



¿Hay cantos de sirena para que vuelvas al Fisterra?

El problema que hay y que ya había en su día, que yo obvié por unos meses por ayudar al club, es la distancia. Yo vivo en Arteixo, trabajo a turnos y es una distancia considerable. Todo el mundo sabe que el año pasado, mientras no se sabía si iba a jugar en Preferente o no, hubo un acercamiento cuando se marchó Jaime (Sánchez), pero después salió una fecha de inicio en Preferente y yo no iba a faltar a mi palabra con el Betanzos. Siempre hubo algún posible rumor de que pudiera volver y en el futuro, obviamente, no lo descarto. Ahora me debo al Betanzos pero en el mundo del fútbol nunca se sabe.


Yo al Fisterra lo llevaré siempre dentro y le tendré un cariño especial




¿Qué partido esperas?

Ya les dije a mis jugadores que para mí el partido en Fisterra va a ser uno de los más difíciles del playoff. Independientemente de las bajas que tenga, el Fisterra cuando juega en el Ara Solis, con el ruido de su afición, es un equipo muy complicado. Ara Solis tiene unas dimensiones reducidas, hay mucha disputa, ellos están acostumbrados a ese tipo de fútbol y por eso creo que será de los partidos más difíciles del playoff. A partir de ahí, nosotros trataremos de trabajar situaciones que creo que se van a dar y tenemos que intentar ser mejores que ellos en ese tipo de juego. Para mí tiene un equipazo, con un 70-80% de jugadores que el año pasado estuvieron en Tercera, y en su campo son muy fuertes. Es un partido señalado, ya no tanto por volver a casa, sino porque va a ser uno de los partidos más complicados de los diez que tenemos por delante.


Noé López Entrenador del Betanzos



Quedan pocos jugadores que estuvieran contigo en el Fisterra. ¿A quién destacarías?

Quedan algunos. Está Breixo, Colombia y el resto ya son nuevos. También he tenido a Julián López en el Xallas. Si tuviera que destacar algún jugador sería Julián y también me dicen que está en muy buena forma Víctor Casais, que es el que está marcando los goles. Es un equipo muy fuerte y atrás también me gustan Breixo y Aarón pero quizá su jugador diferencial es Julián. Habrá que tener mucho cuidado con él.


Si no puede ascender el Betanzos, que lo haga el equipo de mi pueblo, claro.


¿Cómo llega el Betanzos a este inicio de la fase de ascenso?

Hemos hecho una segunda vuelta muy buena, con ocho victorias seguidas y con una intensidad de juego muy buena. Este va a ser un playoff atípico porque son muchos partidos y aunque falles uno, dos o tres partidos vas a tener opciones al final. Yo jugué trece playoffs de ascenso, es cierto que no subí nunca (risas), pero sé cómo van a ser ese tipo de partidos, con mucha gente y con un cambio de intensidad en el juego respecto a la liga. Confianza en mi equipo porque ya hemos demostrado que le podemos ganar a cualquiera.



Has jugado trece playoffs sin ascender y justo ascendiste como entrenador con el Betanzos sin que se acabara la temporada.

En mi vida como jugador nunca había ascendido. Es cierto que el año que me retiro el Cerceda asciende por impagos pero no lo cuento porque no se ganó en el campo y al año siguiente yo no estaba en el equipo. Casi toda mi carrera la pasé intentando ascender a Segunda B con el Cerceda, jugué doce playoffs con el Cerceda a Segunda B y nunca ascendí. Jugué un playoff a Segunda A con el Burgos, tampoco ascendí. Y en lo poco que llevo como entrenador la única vez que ascendí fue un poco rara porque se paró la liga con el COVID. Pero sé perfectamente lo que es un playoff y no hay favoritos. Todo se iguala mucho.


El partido en Fisterra va a ser uno de los más difíciles del playoff



¿Estás orgulloso de la progresión del equipo?

Yo creo que de los dos grupos de la Preferente Norte, sacando tres o cuatro equipos como Arteixo, Paiosaco, Sarriana y Montañeros, el objetivo principal del resto de los equipos era meterse en el grupo de ascenso y así evitar el descenso. Nosotros hace dos años estábamos en Primera Regional y el objetivo principal era ese. Es cierto que acertamos con ciertos jugadores, sobre todo jóvenes, que nos dieron un salto de calidad y hemos demostrado que le podemos ganar a cualquier. Soy un entrenador que me gusta que los equipos no sean conformistas y que quieran más. Ya era así como jugador y quiero trasladar esa competitividad al equipo. Por el momento nos está dando resultado.



¿Qué tiene esta plantilla para haber crecido así durante la temporada?

Lo que hemos conseguido con esta plantilla, que combina juventud y veteranía, es el ritmo y la intensidad del juego. Es un equipo que desde el primer minuto va a por el rival y no le deja respirar. No somos el típico equipo que esperamos. Y además nos gusta llegar a la portería lo antes posible. Es difícil intentar inculcarle esto a ciertos jugadores sin que ellos no quieran algún tipo de pausa. ¿Qué te da eso? Los resultados. El equipo ha visto que lo que yo le pedía con balón y sin balón da sus frutos en forma de puntos y eso hace que el equipo crea en esa forma de jugar. Somos un equipo incómodo para el rival porque estamos siempre presionando y también difícil de defender porque intentamos transitar rápido a los espacios. Quieras que no, si haces eso rápidamente cuando robas, es muy difícil de defender. Además, la gente está muy bien físicamente y con mucha confianza y estamos muy contentos. Se parece muchísimo este equipo a lo que me gusta a mí como entrenador.


Tengo confianza en mi equipo, hemos demostrado que podemos ganar a cualquiera





En algunos partidos todavía se nota que a jugadores como Óscar Martínez o Mon, por poner dos ejemplos, el cuerpo les pide pausar el juego.

Yo lo entiendo. Es gente que lleva mucho tiempo en el fútbol y sus características son de otra manera pero Óscar, por ejemplo, es un jugador que lo asumió bastante bien. De Óscar valoro un montón lo que me da sin balón porque era una incógnita. Siempre les digo que sin balón es tan importante como con balón y el que no siga el ritmo del resto ni apriete como el resto, tendrá que irse para el banquillo. Con Óscar estoy contento porque en mi vida le había visto hacer tales esfuerzos sin balón. Obviamente, después con balón le cuesta más hacer lo que le pido pero lo va haciendo y él también ve que, le guste más o menos, también da resultado. Y el deporte son resultados al fin y al cabo.



¿Tu continuidad en el Betanzos dependerá del ascenso?

Yo cuando era jugador coincidí con la época buena del Betanzos, era un equipo puntero de Galicia, estuvo muchos años en Tercera y jugó playoffs de ascenso. Por lo tanto, para mí entrenar al Betanzos, sea en la categoría que sea, es un plus y un verdadero honor. Aun así, todo el mundo tiene en mente el poder devolver al Betanzos a donde estuvo la mayor parte de su tiempo. ¿Que va a ser difícil? Sí. ¿Que el presi y yo lo teníamos en mente hace tres años cuando fiché y el club estaba en Primera Regional? Sí, aunque quizá en un periodo más prolongado en el tiempo. No pensamos que tres años después podríamos tener la opción de subir a Tercera porque en ese momento íbamos quintos o sextos en Primera Regional. Yo solo puedo decir que en mi cabeza ahora mismo está en el Betanzos, se ascienda o no se ascienda. A partir de ahí, el club tendrá que decidir si mi trabajo ha sido bueno, malo o regular.



Noé López: “Si no puede ascender el Betanzos, que lo haga el equipo de mi pueblo”

Te puede interesar