El Leyma Coruña suda hasta el final un triunfo nada sustancioso

Javi Vega fue uno de los destacados en el equipo local, y además cerró el marcador con dos tiros libres | javier alborés

Leyma Coruña 78-74 Amics Castelló


El Leyma Basquet Coruña sudó hasta el último segundo una victoria importante, ante un correosísimo Castelló, que, sin embargo no le vale para seguir vivo en la batalla por la quinta plaza, la última con el premio de la ventaja de campo en cuartos de final de los playoffs, que seguramente se quedará el Girona tras superar por 70-68 al Estudiantes.


La única mejoría posible para los de Sergio García es desplazar de la sexta posición al Oviedo, que anoche también las pasó canutas para ganar, en su caso al Melilla (81-79).


El duelo de Riazor arrancó a toda mecha por parte de ambos equipos, sobre todo desde la larga distancia. Hermanson anotó desde el arco la primera canasta visitante, después de que inaugurase el marcador el sorprendentemente titular Schaftneaar. Un aviso por parte del equipo entrenado por Toni Ten.


Vivir en el arco

Porque el Castelló vivió en los primeros 10 minutos del triple: 15 de sus 23 puntos llegaron con 5 lanzamientos lejanos acertados de 8 intentados. Un bálsamo contra la zona 2-3 con que salió Sergio García, cambiada poco después a zona de ajustes. Ninguno de los dos formatos fue demasiado efectivo. Sí lo fue la muñeca de los naranjas, que se fueron al primer parón con un casi inmaculado 3 de 4.


Van der Wuurst mantuvo la inercia en los primeros compases del segundo acto. No obstante, no duró mucho. Al Castelló empezó a fallarle su arma letal del periodo inaugural. Y el Leyma no lo desaprovechó. Cargó el juego en poste bajo, primero con Ward, que sacó puntos a base de tiros libres, y luego con Diagne.


El senegalés desaprovechó la oportunidad de abrir hueco en un duelo que más de cuaerto y medio solo había registrado tres ventajas, todas locales, de más de una canasta. Recibió una falta antideportiva, falló los dos libres y a continuación Pecius no acertó desde el arco. La renta se quedó en 5 tantos (41-36).


El base-escolta lituano, con una preciosa bandeja tras reverso, le añadió dos antes del descanso (43-36). Una victoria parcial que también estaban consiguiendo los dos rivales naranjas por conquistar la quinta plaza, el Girona (39-31 al Estudiantes) y el Oviedo (43-36 al Melilla).


El paso por vestuarios le sentó como un tiro al anfitrión, que se tiró los tres primeros minutos y del medio del tercer aro sin ver aro. El parcial de salida de 0-8 obligó a Sergio García a parar el partido. Mano de santo. De san Nicholas Ward, que se echó el equipo a sus anchas espaldas, al firmar el 75% del parcial de 9-2 que obligó a parar el partido al jefe del otro banquillo.


El Wardsistema, no obstante, caducó pronto. Tomaron el relevo Diagne, con un 2+1, y Schaftenaar, con un triple, para mantener las distancias (58-50), que Van der Wuurst estrechó y Löfberg volvió a abrir. El sueco calcó la jugada con que se cerró la primera mitad en Prat: recibió de banda con apenas un segundo en el reloj y anotó desde el lado izquierdo.


Con 61-54 arrancó el cuarto de la verdad. Y con un parcial de 0-6 que casi anuló la renta máxima del Leyma (64-56). Y vuelta al Wardsistema. Cuatro puntos seguidos del de Ohio aliviaron la presión, pero el adhesivo Castelló, de la mano de Hermanson, se pegó de nuevo al rebufo (72-69) con 108 segundos en el reloj.


Solo 10 más tarde, Soluade metía su primer triple –tras fallar tres–. Turno para Faner. El pequeño base visitante (1.78) desafió a Ward en una penetración por línea de fondo. Error. Soluade tuvo la sentencia, pero falló desde el arco, Schaftenaar, que no se movió del banquillo en Prat y hoy fue el tercero en minutos del Leyma –tras Soluade y Javi Vega–, capturó el rebote y acabó con el partido pese al triplazo posterior de Hermanson, con un defensor encima, a 5 segundos del bocinazo final.

El Leyma Coruña suda hasta el final un triunfo nada sustancioso

Te puede interesar