domingo 29/11/20

El ‘Fuenla’ también oculta datos a sus auditores

Dio pérdidas en los últimos ejercicios y tuvo que reformular las cuentas en dos ocasiones
Jonathan Praena es el presidente del conjunto madrileño  | cabalar/efe
Jonathan Praena es el presidente del conjunto madrileño | cabalar/efe

El Fuenlabrada no ha sido, ni mucho menos, un ejemplo a la hora de aplicar el protocolo del coronavirus. El club que ocultó los positivos en connivencia con LaLiga hasta que estaba en el hotel Finisterre en A Coruña el pasado 20 de julio tampoco destaca por una excesiva transparencia en sus cuentas.

En el último informe de auditoría que figura en su web oficial, los auditores informan de dos reformulaciones de las cuentas del ejercicio 2018-19 (cerrado el 30 de junio de 2019), la segunda de ellas, el pasado 10 de enero y dicen que, con salvedades, expresan “la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera de la Sociedad”.

Explica el auditor que “hasta el momento actual su actividad ha sido deficitaria, financiándola con aportaciones de partes vinculadas que, de acuerdo con la información a la que hemos podido acceder, la han facilitado mayoritariamente mediante entregas en metálico”. Este matiz que introduce informe siembra bastantes dudas de la procedencia de ese dinero.

“A ello se añade que una parte relevante de los gastos de la Sociedad son las denominadas ‘dietas’ que abonan al personal también en metálico”. Nada de transferencias bancarias, tarjetas...

“No pudimos confirmar o verificar por medios alternativos los referidos movimientos en metálico que han ascendido en cuanto a los préstamos a la cantidad de 1.593.159,65 euros en varios ejercicios, y en relación a las dietas pagadas a la cantidad de 322.400,00 euros en la temporada actual”, dicen los auditores.

Añaden que tampoco pudieron “completar” los “procedimientos de revisión de la situación fiscal de la Sociedad correspondiente a los ejercicios abiertos a inspección al no acceder a la documentación, por lo que no nos es posible pronunciamos sobre si dicha situación fiscal se encuentra debidamente reflejada en las cuentas anuales reformuladas del ejercicio” 2018-19.

El auditor tampoco tuvo acceso “al libro de Actas del Consejo de Administración”. 

“Como resultado de estos hechos, no hemos podido determinar los ajustes que podrían haber sido necesarios en relación con las deudas a largo plazo, gastos de personal y pasivos fiscales registrados o no registrados, ni en relación con los elementos integrantes de la cuenta de pérdidas y ganancias, del estado de cambios en el patrimonio neto y del estado de flujos de efectivo”. 

Advierte, igualmente, que “la Sociedad ha registrado en el capital social el importe de la ampliación que elevó a público en escritura de fecha 25 de Junio de 2019, y que causó asiento de presentación en el Registro Mercantil el dia 27 siguiente, y que ha ascendido a la cantidad de 1.803.517,24 euros. “Tal ampliación” añade el auditor “ha sido inscrita por el Registro Mercantil de Madrid en fecha 27 de Diciembre de 2019, muy posteriormente a la fecha limite señalada por la legislación mercantil para formular las cuentas anuales.
El auditor alberga dudas sobre la capacidad del ‘Fuenla’ para continuar como empresa en funcionamiento.

Comentarios