Deportivo-Linares: El penúltimo escalón

Alberto Quiles, autor de 18 tantos, será el referente ofensivo blanquiazul, junto a Miku y William | javier alborés

El objetivo del ascenso se halla a 180 minutos. Así de crudo, real y también apetitoso para un RC Deportivo que en la segunda vuelta dejó escapar el billete directo para la Liga SmartBank pero que ahora mismo arranca como el principal candidato al éxito en el otrora temido y ahora tan anhelado playoff.


Los blanquiazules, segundos en el grupo I de Primera RFEF, partirán con una relativa ventaja en las ‘semis’ de esta noche ante el Linares, habida cuenta de que el choque se disputará en Riazor y de que en caso de empate —tras prórroga— se clasificarían los herculinos para la final del próximo sábado 11, frente al ganador de la eliminatoria entre Albacete y Rayo Majadahonda.


Las promociones no le traen un buen recuerdo en el pasado más reciente a la entidad de la Plaza de Pontevedra, que en la temporada 18-19 se quedó a un tanto de subir a Primera en Son Moix. Así pues, el cuadro coruñés tratará de desquitarse de una cita de la que solo queda en el plantel el capitán Álex Bergantiños.


El estadio de Riazor será un auténtico hervidero —restan solo 9.000 entradas a la venta para el lleno absoluto— para un partido en que la afición se volcará horas antes de la contienda caldeando el ambiente.


Después de la irrelevante derrota cosechada en casa el pasado fin de semana frente a Unionistas (0-1), el RC Deportivo recupera su alineación de gala para marcar las diferencias en un encuentro a vida o muerte.


No en vano, Lapeña y Álex Bergantiños serán los únicos que repetirán en el once respecto a la última jornada.


En una formación que los seguidores deportivistas ya identifican como ‘once tipo’, Ian Mackay ocupará su puesto bajo palos, con Lapeña y Jaime en el eje de la zaga, flanqueados por Antoñito en la derecha y Héctor en la izquierda.


En la sala de máquinas Bergantiños será el alma máter y el encargado de leer el partido al ritmo adecuado; Villares aportará músculo y Juergen, visión de juego.


En la parcela ofensiva, el ‘pichichi’ Quiles actuará escorado en banda derecha; la fantasía de William aflorará en el costado siniestro y arriba, en punta de lanza, jugará Miku.


El Linares, mejor equipo del grupo II en la segunda vuelta, llega enrachado, tras haber sumado 24 de los últimos 30 puntos en litigio.


Acompañados por 500 fieles —la mayoría viajaron en autobuses ayer de madrugada—, los pupilos de Alberto González arriban dispuestos a dar la campanada en su visita al feudo herculino.

Deportivo-Linares: El penúltimo escalón

Te puede interesar