lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

El campeón y el finalista se ubican en los extremos

El meta Carles Grau y Jordi Adroher son dos de los siete jugadores que ha perdido el Liceo respecto a la temporada pasada | aec

A menos de un mes del arranque de la OK Liga 2022/2023, los 14 equipos tienen sus plantillas prácticamente cerradas, a falta de algún fichaje de última hora de alguno de los contendientes, un mercado veraniego que ha deparado una paradoja: el que más cambios presenta es el vigente campeón y el que menos, el último finalista.
 

La desbandada, conocida antes de la conquista del octavo título liguero en los 50 años de vida del club, hace que el Deportivo Liceo se presente a la –utópica– defensa del trono con siete caras nuevas y solo tres conocidas.
 

Su víctima en la sorprendente final de los playoffs 2021/2022, el Reus Deportivo, solamente pierde a un jugador, Pablo del Río, además de los menos relevantes en los esquemas del técnico Jordi García, y –de momento– no ha fichado a ninguno.
 

El Barça, que partía como megafavorito –y lo vuelve a ser para el inminente curso–, ha debilitado al campeón, del que ha arrancado a los hermanos Grau, Carles y Marc. El puente aéreo Riazor-Palau Blaugrana nunca se detiene. El meta cubre la retirada del gran Aitor Egurrola y su hermano pequeño la marcha de Nil Roca al poderoso Benfica.

 

Camino a Portugal

La liga del país vecino, que en los últimos años se ha convertido en el millonario del Viejo Continente, también ha reclutado al vigente MVP de la OK Liga, Roby Di Benedetto, a otro del Deportivo Liceo, Jordi Adroher, al prometedor Roc Pujadas  y a un buen guardameta como Xano Edo, que sigue así los pasos de su padre, Juan Ignacio, que hizo una larga y brillante carrera en Portugal.
 

El cuarto en discordia la pasada campaña, el Noia –le puso las cosas dificilísimas a los de Juan Copa en las semifinales–, pierde a Pujadas y al meta Xus Fernández, y gana para la causa a, entre otros, Kyllian Gil, hijo del ilustrísimo Pedro Gil, todavía en activo –a los 41 años– en las filas del Forte dei Marmi.
 

Y hablando de superveteranos de oro, dos seguirán dando guerra en la OK Liga. Ambos con pasado liceísta: Jordi Bargalló (42 primaveras) y el meta Jaume Llaverola (47).
 

Otros jugadores destacados del hockey rodado español no han aguantado tanto y han optado por la retirada: Aitor Egurrola, Raúl Pelícano, Ton Baliu, Roger Acsensi, David Arellano y Pere Cañellas.
 

La OK Liga arrancará el 10 de septiembre, de nuevo con el todopoderoso Barça en la pole, esta vez más solo que nunca. Sobre el papel, solo Reus, Noia y Liceo podrían hacerle algo de sombra. A partir de ahí no se atisba ni tan siquiera un equipo sorpresa. Antes, el 2 de septiembre, los cuatro primeros espadas nacionales calibrarán sus fuerzas en la Supercopa de España.

El campeón y el finalista se ubican en los extremos

Te puede interesar