viernes 4/12/20

Un arresto de la Policía Local acaba con un sospechoso herido de bala

El agente sacó su arma y hubo un forcejeo tras una persecución en coche de madrugada
Agentes de la Policía Local, en un control de tráfico | quintana
Agentes de la Policía Local, en un control de tráfico | quintana

Un arresto a unos conductores imprudentes durante la madrugada de ayer por parte de la Policía Local acabó con uno de los detenidos herido de bala en un brazo. El suceso, según fuentes municipales, tuvo lugar a las cuatro menos diez de la madrugada de ayer, poco después de que hubiera tenido lugar una persecución en pleno centro de la ciudad. Según fuentes hospitalarias, el herido, que permanece internado, se encuentra “hemodinámicamente estable”, y su pronóstico es reservado, pero menos grave. 

El incidente, de carácter muy excepcional en A Coruña, comenzó cuando una patrulla de la Policía Local advirtió lo que el Ayuntamiento calificó de “conducción anómala”. Se trataba de un Citröen blanco con matrícula de Pontevedra con cuatro personas en su interior, y cuando los agentes ordenador al conductor que se detuviera, este decidió darse a la fuga y aceleró, metiéndose en dirección prohibida por la calle del Regidor Somoza, siguiendo por la Cormelana en dirección al Orzán, a más de 100 kilómetros por hora, aprovechándose de la falta de tráfico a esas horas de la noche. 

Ante el peligro de que alguien resultara herido, los agentes decidieron abandonar la persecución. 

A pie y por parejas 
Pero, poco después, los policías descubrieron a los cuatro sospechosos caminando tranquilamente por la calle de Pío XII. Estos, al darse cuenta de que estaban siendo seguidos, se separaron en parejas pero los policías locales decidieron abordarles. 

Fue en ese momento, durante el arresto cuando tuvo lugar el disparo. El suceso se halla bajo investigación por parte de la Policía Nacional, así que las autoridades no han desvelado los detalles, pero en la versión oficial, por lo menos uno de los sospechoso habría ofrecido resistencia y se habría producido un forcejeo. En un momento dado, el agente en cuestión habría desenfundado el arma, y se produjo la detonación.  

Desde el Ayuntamiento aseguran que el arma “se disparó” hiriendo al sujeto que se resistía al arresto en un brazo, aunque la herida no parece que haya producido daños graves. En todo caso, además de la de la Policía Nacional, el Gobierno local ha anunciado que llevará a cabo su propia investigación y abrirá una información reservada para conocer todos los detalles sobre la actuación policial.

Comentarios